Los cinco fracasos tecnológicos del 2016

stop

Los móviles de Samsung que se queman, el descontrol de las noticias falsas y los agujeros de seguridad de Yahoo son algunos de los mayores fiascos de la tecnología en el último año

Juan Pedro Chuet-Missé

El Galaxy Note 7 iba a revolucionar el mundo de los móviles. Pero sus baterías incendiarias lo retiraron del mercado.
El Galaxy Note 7 iba a revolucionar el mundo de los móviles. Pero sus baterías incendiarias lo retiraron del mercado.

Barcelona, 31 de diciembre de 2016 (16:00 CET)

Los móviles explosivos de Samsung

El Galaxy 7 Note estaba llamado a romper el mercado: diseño de avanzada, desbloqueo de pantalla con el escaneo del ojo, lápiz óptico, un procesador más rápido…pero en realidad, lo que se rompía era el móvil. O más bien, ardía.

Primero fueron unos casos puntuales, pero las denuncias por baterías que se quemaban comenzaron a aflorar y se desató la crisis: las aerolíneas prohibieron embarcar a pasajeros con estos terminales, y los vídeos con los móviles humeantes inundaron las redes sociales.

https://www.economiadigital.es/gles/img2/2016/12/samsung-625-67878.jpg?t=1483190383

Samsung tuvo que aceptar que por las prisas no habían controlado correctamente el proceso de producción de sus componentes (la causa estaría en fallos en el montaje, que causaba un sobrecalentamiento de la batería). Conclusión: la tecnológica tuvo que retirar del mercado unos 2,5 millones de unidades, devolver el dinero a los usuarios, y preparar los balances para unas pérdidas de más de 5.000 millones de euros en todo el mundo. 

Las noticias falsas en Facebook 

El cambio de algoritmo en la red social, y el reemplazo de editores humanos por programas de selección de noticias, abrió la puerta a una multitud de historias falsas: que Hillary Clinton participaba en una red de pizzerías asociadas a casos de pedofilia, que la ex primera dama había gestionado una venta de armas para el Estado Islámico o que el papa Francisco apoyaba públicamente a Donald Trump.

Sitios como Ending the Fed, abierto en marzo y cuyos propietarios se desconocen, viralizaron estas historias falsas y lograron millones de interacciones.

https://www.economiadigital.es/gles/img2/2016/12/facebook625-67873.jpg?t=1483190539

Antes que Facebook vea arruinada su reputación, Mark Zuckerberg presentó una batería de medidas para frenar el aluvión de informaciones falsas, que según algunos analistas, habían ayudado a que Trump ganara las elecciones en EEUU.

Entre estas medidas, figuran mejorar la detección previa (y automática) de contenidos falsos, facilitar que los usuarios puedan reportar estos contenidos, y evitar el spam de portales que difundan informaciones falsas. 

La confianza excesiva en la conducción automática 

Hablar de un coche con sistema de conducción automática no quiere decir que uno pueda echarse una siesta o leer un libro con el coche en marcha. El afán publicitario le jugó una mala pasada a Tesla, que sufrió el primer accidente mortal por este sistema.

Sucedió en Florida, donde un conductor del Modelo S había confiado en la conducción automática, no detectó el cruce de un camión con semirremolque y murió por el impacto.

https://www.economiadigital.es/gles/img2/2016/12/tesla625-67877.jpg?t=1483190539

La empresa de Elon Musk se encontró en la obligación de investigar 25.000 coches equipados con este sistema en EEUU, y advirtió que la tecnología todavía no permite prescindir del conductor. Quizás en algunos años, cuando los sistemas de detección de objetos y las cámaras en 360 grados sean más eficaces, se podría llegar a ese punto, pero por ahora, la conducción automática tiene que tener a una persona al frente del volante, y que pueda reaccionar ante cualquier problema. 

Los agujeros de seguridad de Yahoo

Pensar que hubo una época en que Yahoo era el buscador por excelencia en Internet. Desplazado por Google, potenció su portal como fuente de servicios, sobre todo con su popular correo electrónico.

Pero en pleno proceso de venta a Verizon, por más de 4.500 millones de euros, sufrió dos graves golpes a su prestigio: en septiembre se reveló que en 2014 un hacker denominado "Peace" (Paz) había robado las contraseñas de 500 millones de cuentas. La empresa conducida por Marissa Mayer no se había repuesto del impacto mediático cuando, dos meses después, un nuevo golpe de piratas informáticos violó la seguridad de más de 1.000 millones de correos electrónicos.

https://www.economiadigital.es/gles/img2/2016/12/yahoo-82209-67876.jpg?t=1483190539

Que Yahoo haya ocultado durante dos años el primer robo, y el grueso fallo de seguridad en diciembre, han puesto en peligro el proceso de compra de Verizon, pese a que las autoridades de ambas empresas aseguran que sigue en marcha.

El fiasco de los relojes inteligentes

 Se pensaba que iban a ser la nueva revolución de los 'wereables' (dispositivos que se pueden llevar consigo), pero los relojes inteligentes van en camino de convertirse en un gran fiasco.

Apple Watch quiso tomar la delantera, pero la percepción general, ocho meses después de su lanzamiento, es que es un producto poco útil. Su navegación con dos botones es confusa y poco intuitiva –a diferencia del iPhone-, no es cómodo para usar rápidamente con los dedos, responder mensajes es más burocrático que hacerlo por el móvil, y para saber la hora –la función básica de cualquier reloj- hay que esperar que la pantalla se active, lo cual puede demorar un poco. Para eso, es mejor coger el móvil del bolsillo.

https://www.economiadigital.es/gles/img2/2016/12/applewatch-625-67875.jpg?t=1483190539

Según IDC, las ventas del Apple Watch cayeron un 71,3% en el tercer trimestre del año. Pero Apple no es la excepción: todos los modelos vieron que sus ventas se derrumbaron a la mitad en el 2016.

Motorola anunció que los lanzamientos de los nuevos Moto360 se pospondrían indefinidamente, y Pebble, que fue quien abrió el camino de los relojes inteligentes, anunció que detiene la producción de sus productos. Al final, esta empresa fue comprada por Fitbit por 38 millones de euros.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad