El fraude on line se ceba con la desesperación de los parados

stop

Los correos electrónicos conocidos como ‘phising nigeriano’ ofrecen atractivos puestos de trabajo con el fin de robar datos personales

Extracto de un mail fraudulento

10 de abril de 2014 (19:36 CET)

Si usted recibe un correo electrónico en el que se anuncia una oferta de trabajo como responsable para Credit Saison Investor Relations con condiciones inmejorables como horas de trabajo flexible, viajes a conferencias, seguro de salud con servicio en las mejores instituciones médicas del país o créditos y seguros preferentes, es un fraude.

Se reconoce fácilmente por las faltas de ortografía y la incoherencia gramatical. Los expertos lo conocen como phising nigeriano. Y, a diferencia del típico phising o correo electrónico fraudulento en el que se piden los datos bancarios, esta modalidad de fraude se centra en los personales como el curriculum vitae.

Oferta atractiva

Entre las tareas que se solicitan, se incluye la verificación y modificación de documentos o llevar a cabo informes mensuales. A cambio, tan sólo se requieren conocimientos primarios de PC o Mac y educación no inferior a la secundaria, entre otros. ¿Y qué sacan los ciberdelincuentes con todo esto?

El analista senior de malware de Kaspersky, Vicente Díaz, explica cómo se materializa el fraude. Una vez enviado el currículum vitae, el usuario recibe otro mail en el que se le comunica que ha sido seleccionado para después, pedirle los datos bancarios y completar así el contrato.

Más estafados en América Latina


En otras ocasiones, se insta al estafado a viajar para cerrar el convenio laboral. Para ello, le piden que compre un billete a través de una falsa agencia de viajes. Evidentemente, tras ingresar el dinero, la persona embaucada no recibe más noticias.

En Europa, los internautas son más conscientes de estos mails fraudulentos, ya que circulan desde hace años, coincidiendo con las crisis. Pero según explica Díaz, en América Latina funcionan muy bien. Como anécdota, este experto explica que en un viaje a Ecuador el año pasado vio en el aeropuerto de Quito un cartel en el que se alertaba de este tipo de fraudes.

En caso de que alguna persona caiga en la trampa, Díaz recomienda denunciar lo antes posible a la policía de lo sucedido. Hay grupos de expertos especializados en es estos casos, que no dejan de ser un fraude tradicional adaptado a las nuevas tecnologías.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad