Cinco trucos para ahorrar si pagas con tarjeta

stop

Cómo sacar ventaja de las tarjetas, conocer los descuentos y aprovechar a realizar compras en diferido.

Tarjeta de crédito

19 de diciembre de 2015 (09:40 CET)

Las Navidades están a la vuelta de la esquina. Las tarjetas se han convertido en una de las principales aliadas del consumidor, al permitir comprar sin depender del efectivo e, incluso, fraccionar las compras. Pero ¿por qué conformarse con esto si se pueden aprovechar sus ventajas para ahorrar en las compras? El comparador de tarjetas HelpMyCash.com nos trae cinco trucos para ahorrar durante estas fiestas si vamos a pagar con tarjeta.

1. Devolución de hasta el 5 % de lo que se gaste

Las mejores tarjetas de crédito del mercado devuelven un tanto por ciento del importe de las compras. Por lo general, suele ser una ventaja reservada únicamente para las compras pagadas a plazo, aunque hay excepciones como la Nueva Visa Barclaycard, que devuelve el 1 % de todas las compras. En cualquier caso, si se tiene la intención de fraccionar las compras de Navidad, resultará más barato si la entidad bonifica una parte de su importe.

Un ejemplo: se paga una compra de 500 euros en seis meses con la Tarjeta Obsidiana que devuelve el 5 % de las compras aplazadas, y tiene un interés del 24 % TIN. Pasados los seis meses, se habrán pagado un total de 35,58 euros en concepto de intereses. Sin embargo, la entidad habrá devuelto el 5 % del coste de la compra, es decir, 25 euros. Al final, el coste de aplazar la compra habrá salido por poco más de 10 euros, equivalente a pagar con una tarjeta con un TIN de alrededor del 7 %, un interés muy por debajo de la media.

Además de la Tarjeta Obsidiana, otros plásticos que bonifican las compras pagadas a plazos son la tarjeta de crédito de Bankinter, que devuelve el 2 %; y la Tarjeta AvantCard, que bonifica el 1 %.

https://galicia.economiadigital.es/uploads/s1/55/73/90/2016%2F06%2Fgomez-franqueira-57390.jpe?t=1450370325

2. Adelantar las rebajas gracias a los descuentos

Si bien adelantar las rebajas no depende de nosotros, lo que sí se puede hacer es beneficiarnos de los descuentos que ofrecen algunas tarjetas en comercios tanto on line como off line. Se pueden encontrar deducciones en todos los sectores (alimentación, restauración, vestimenta o viajes) que permiten ahorrar hasta un 50 % del importe de la compra.

La Nueva Visa Barclaycard y la tarjeta Barclaycard Gold ofrecen descuentos de hasta el 50% en ocio y viajes, moda y complementos, belleza y tecnología (entre otros sectores) gracias al programa Barclaycard Gallery. Los dos plásticos son gratuitos, incluyen seguros sin coste extra y permiten pagar hasta en 59 días sin intereses, además de otras ventajas como la devolución del 1 % del importe de todas las compras para los titulares de la Nueva Visa Barclaycard, y la posibilidad de cancelar las deudas que se tengan con otras tarjetas al 0 % de interés si se contrata la Barclaycard Gold.

La Tarjeta bancopopular-e incluye descuentos que pueden llegar a ser de hasta el 30 % en cientos de establecimientos y las tarjetas de débito y de crédito de ING Direct, permiten disfrutar de deducciones de hasta el 40 % en una gran variedad de marcas como Starbucks, Pepephone, Galp, Shell, Amazon, Just Eat o Kiosko y Más.

3. Dinero en efectivo por contratar una tarjeta

Aunque los regalos no están muy asociados a la contratación de tarjetas, algunos plásticos los incluyen como gancho para captar nuevos clientes. Es el caso de la Tarjeta bancopopular-e, que regala 25 euros en efectivo tras la primera compra o retirada de dinero.

4. Pagar a débito diferido para no pagar intereses

Si bien las tarjetas de crédito son muy útiles porque permiten fraccionar las compras, no hay que olvidar que pagar a plazos implica pagar un poco más. Una opción para redistribuir el pago de las compras y evitar pagar a plazos, a la vez que ir algo más desahogados, es combinar los pagos a débito con los pagos a débito diferido. Abonar una compra a débito implica pagarla al momento, mientras que cuando se paga a débito diferido se va acumulando el importe de todas las compras que se hayan hecho durante ese período, y el total se liquida en una fecha concreta, normalmente a principios del mes siguiente.

Podemos pagar una parte de las compras en el momento de hacerlas y el resto pagarlas a débito diferido, es decir, a principios del mes siguiente, cuando ya hayamos cobrado la nómina. Así el esfuerzo se repartirá en dos períodos distintos, y se podrá evitar fraccionar los pagos y pagar intereses.

5. Utilizar una tarjeta con una TAE baja

Otra opción para ahorrar, en este caso si se quiere fraccionar el abono de alguna compra, es utilizar una tarjeta que tenga un tipo de interés lo más bajo posible, ya que así los intereses serán menores. La mayoría de las tarjetas suelen tener intereses de entre el 20 y el 27 %; sin embargo hay excepciones como la Tarjeta Mundo 1|2|3 asociada a la Cuenta 1|2|3 de Banco Santander, que tiene un TIN del 12 %, la tarjeta de crédito de ING Direct al 14,06 % y la tarjeta de crédito de Bankinter al 15 %.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad