Blackberry tira la toalla y deja de fabricar móviles

stop

Tras haber ofrecido los modelos más avanzados en la primera década del 2000, la compañía canadiense este año entró en pérdidas y decidió centrarse en el desarrollo de software

El CEO de Blackberry, John Chen

Barcelona, 02 de octubre de 2016 (17:28 CET)

Blackberry pone punto final a la producción de móviles, tras haber liderado –con Nokia y Ericsson- el mercado entre 1995 y el 2010. Las pérdidas por 372 millones de dólares (332 millones de euros) en el segundo trimestre inclinaron la balanza en la decisión de la empresa, más cuando un año atrás habían obtenido beneficios por 51 millones de dólares (41 millones de euros).

Pero si se suman los primeros seis meses del año, las pérdidas fueron de 1.042 millones de dólares (930 millones de euros. En tanto, los ingresos descendieron un 36%, hasta 734 millones de dólares (655 millones de euros).

Blackberry dejará de fabricar hardware, o sea, teléfonos; y se centrará en el desarrollo de software, anunció John Chen, presidente ejecutivo y consejero delegado de la empresa. A esta última área le van mucho mejor las cosas: sus ingresos se multiplicaron por dos entre abril y junio.

Ascenso y caída de los Blackberry

Blackberry no pudo resistir el tsunami por la aparición de los teléfonos táctiles, que con el iPhone, encabezaron una revolución en el sector. Sin embargo, la compañía canadiense se anotó varios puntos en la evolución de los móviles.

https://galicia.economiadigital.es/uploads/s1/50/85/63/2011%2F10%2Fblackberry628x250_628x250.jpg?t=1475421906

Durante la última parte de los 90 y la primera década del 2000 era el teléfono más cotizado, porque permitía navegar por Internet y consultar el correo electrónico de una forma más rápida y sencilla que las demás terminales, y tuvo el primer sistema de mensajería propia antes de que surgiera Whastapp.

Su teclado físico con disposición Qwerty lo convirtió en el fetiche de moda para ejecutivos, artistas y todo aquel que quisiera fardear con un móvil de última generación.

Entre sus modelos, el Pearl de 2005 había incorporado el Blackberry Messenger para comunicarse rápidamente entre los usuarios de la marca, además de pantalla a color, cámara de fotos y acceso wifi, entre otros adelantos. Dos años más tarde, el Curve llevaría sus prestaciones un paso adelante, y no faltaba el famoso de turno o el presidente de algún país (como Obama o Merkel) que movía sus dedos por el teclado.

La llegada del iPhone en el 2007 obligó a Blackberry a cambiar por la pantalla táctil, con el modelo Storm. Pero no podía competir con la rapidez de los modelos de Apple y Samsung, que además de tener una interface más amigable, disponían de mejor cámara y sistemas operativos más desarrollados.

Para cuando en el 2015 la empresa decidió pasarse a Android, ya era tarde: el público apenas le prestaba atención a sus modelos. Ahora, se cierra el capítulo más importante de su historia.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad