Apple se enfrenta al Gobierno de EEUU para garantizar la seguridad del iPhone

stop

La compañía que lidera Tim Cook rechaza la orden del FBI de desbloquear el teléfono de uno de los presuntos autores del tiroteo en San Bernardino

Tim Cook, consejero delegado de Apple.

EEUU, 17 de febrero de 2016 (19:33 CET)

Apple se ha rebelado contra el Gobierno de Estados Unidos. Casi nada. La compañía de la manzana mordida se ha negado a cumplir una orden del FBI.

En concreto, las autoridades norteamericanas le han pedido a Apple que desbloquee el teléfono de uno de los presuntos autores del tiroteo en San Bernardino (California).

Pero, ¿por qué se niega Apple? La firma liderada por Tim Cook asegura que "EEUU le ha exigido que tome una decisión sin precedentes que amenaza la seguridad de los clientes", tal y como ha subrayado el propio Cook en un comunicado.

Garantizar la seguridad

La jueza Sheri Pym ha ordenado a Apple que ayude al FBI a desbloquear y acceder al iPhone de Syed Farook, uno de los presuntos autores del tiroteo que tuvo lugar el pasado diciembre en un centro de asistencia para discapacitados.

Sin embargo, el gigante con sede en Cupertino ha dicho que no. "Los smartphones, como el iPhone, se han convertido en una parte esencial de nuestras vidas. La gente los usa para almacenar una increíble cantidad de información personal, desde conversaciones privadas a fotos, música, notas, calendarios y contactos, así como información financiera y de salud. Esta información necesita ser protegida contra los hackers y delincuentes que quieren acceder a ella. Los clientes esperan que Apple y otras compañías tecnológicas hagan todo lo que esté en sus manos para proteger su información personal y Apple está profundamente comprometida con la protección de estos datos", ha señalado la compañía para explicar por qué se opone a cumplir las órdenes del Gobierno de Barack Obama.

Crear la puerta trasera del iPhone

La magistrada había exigido a Apple que ofreciera la asistencia técnica necesaria para poder acceder al móvil de Farook. Es decir, lo que pide el Gobierno de EEUU es que se desactive el sistema de seguridad de este iPhone en cuestión para poder acceder a todos los datos del mismo.

Pero Apple cree que esta vez el Gobierno norteamericano ha ido demasiado lejos. "El FBI nos pidió ayuda en los días siguientes al ataque y hemos trabajado duro para resolver este horrible crimen. Cuando el FBI nos ha solicitado datos que están en nuestro poder, los hemos proporcionado. También hemos puesto a disposición del FBI algunos ingenieros de Apple para asesorarles y ayudarles en la investigación. Pero ahora el gobierno de EEUU nos ha pedido algo que simplemente no tenemos y que consideramos demasiado peligroso. Nos ha pedido construir una puerta trasera para el iPhone".

Nueva vesión del iOs

El FBI quiere que Apple haga una nueva versión del sistema operativo del iPhone, eludiendo varias características de seguridad importantes, e instalarlo en el teléfono de presunto autor del tiroteo.

Pero, tal y como asegura Apple, "en las manos equivocadas, este software - que no existe hoy en día – podría desbloquear cualquier iPhone que estuviera en posesión de otra persona".

Además, la compañía añade que "la construcción de una versión de iOS que no pasa los controles de seguridad, sería sin lugar a dudas crear una puerta trasera. Y aunque el Gobierno puede argumentar que su uso estaría limitado a este caso, no hay manera de garantizar dicho control".

¿Cuál será la respuesta del Gobierno? 

Así es como Apple se defiende frente a lo que, a su parecer, es una amenaza a la seguridad de millones de usuarios. Sin embargo, habrá que ver cómo responde el Gobierno de EEUU a esta negativa de Apple.

El tiroteo en San Bernardino causó 14 muertos y más de una veintena de heridos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad