Apple impide a la policía mirar el iPhone de los criminales. Foto: EFE/SI

Apple impide a la policía mirar el iPhone de los criminales

stop

Apple bloquea definitivamente un 'software' utilizado por los cuerpos policiales para descrifrar las contraseñas del iPhone de los sospechosos

Barcelona, 29 de octubre de 2018 (04:55 CET)

Durante años, la empresa Grayshift amasó una fortuna tras firmar contratos con las autoridades policiales de EEUU. Con su mítico software Graykey, los agentes policiales encontraron una mano amiga para desbloquear los iPhone de los criminales, ayudando a que miles de investigaciones salieran adelante de forma sencilla. Pero Apple, que prometió que blindaría sus móviles para evitar todo tipo de accesos, ya cumplió su promesa.

Nadie sabe realmente cómo lo logró, pero la tecnológica frustró todos los canales por los que Graykey conseguía burlar el sistema de seguridad de los "smartphones" para examinar la correspondencia y la información de sospechosos e investigados. Y lo consiguió después de que Grayshift asegurase a sus clientes que podría descifrar los códigos de todos los móviles de iOS (el sistema operativo de Apple) hasta el iPhone X.

Este no necesariamente es el golpe final que asesta Apple, puesto que empresas como Grayshift están entrenadas para vencer las barreras de compañías como la fabricante del iPhone. No obstante, este no es un obstáculo como los pasados. Forbes lo describe como un posible "muro insuperable" y fuentes de Grayshift admiten que ya no pueden romper los códigos de acceso de ningún iPhone con iOS 12 o superior.

Apple construye un muro contra Graykey

El software de Grayshift permite adivinar las contraseñas de los móviles sin gastar las tres oportunidades para intentarlo que brinda el iPhone, pero tras la última actualización del sistema operativo de los "smartphones" de Apple los clientes de Graykey a lo sumo pueden hacer una "extracción parcial" de la información; es decir, solo pueden ver archivos no cifrados y algunos metadatos, como el tamaño de los documentos en el dispositivo y el orden de las carpetas.

Esta es una mala noticia para los agentes policiales y para Grayshift (que tiene a un ex ingeniero de seguridad de Apple entre sus fundadores), pero es una buena nueva en muchos otros sentidos. La muralla que ha construido la tecnológica para denegar el acceso a Graykey significa que prácticamente nadie puede desbloquear un iPhone que no le pertenece, lo que coincide con el discurso de Apple de proteger en todos los niveles posibles los datos de los consumidores, así sean criminales.

Un oficial de la policía de Minnesota confirmó que los agentes están teniendo problemas para desbloquear ciertos iPhone. "Hay que esperar un tiempo y estoy seguro de que se desarrollará una solución alternativa", comentó. "Alguien siempre está construyendo una mejor trampa para ratones, ya sea Apple o quien intenta vencer la seguridad de un dispositivo", agregó.

El bloqueo de Apple pone en aprietos a Grayshift al momento de su expansión internacional. Después de trabajar principalmente junto a las autoridades estadounidenses, la empresa firmó recientemente contratos con varias agencias policiales del Reino Unido.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad