Aluvión de demandas para que Google aplique el derecho al olvido

stop

La última sentencia del Tribunal Europeo permite a cualquier ciudadano, por primera vez, exigir al buscador la supresión de enlaces a datos personales

Imagen de la marca Google/EFE

24 de mayo de 2014 (21:15 CET)

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea publicaba recientemente una sentencia sin precedentes que obliga a Google a aplicar el derecho al olvido. Una semana después, las demandas sobre este tema se han disparado en España. “La acogida social cuando salen sentencias como ésta es muy importante y, por ello, las consultas han aumentado un 30% en unos días”, subraya la directora de red de Legálitas, Lourdes Guzmán.

La decisión del Tribunal Europeo permite a cualquier ciudadano solicitar no sólo al medio de comunicación que había publicado cierta información personal no pertinente, sino también al gigante de Google que se suprima el enlace a esos datos. “Hasta el momento Google no se responsabilizaba, pero ahora deberá hacerlo. La postura del tribunal protege a cualquier persona para que puede reclamar lo que antes no podía”, detalla Guzmán.

Dos duros golpes en poco tiempo

Este nuevo golpe al buscador se ha producido poco después de que la nueva reforma de la Ley de Propiedad Intelectual en España refleje la tan temida --para la tecnológica-- tasa Google. Sin duda, han sido dos reveses a los que tendrá que hacer frente la compañía. De momento, sobre la sentencia relacionada con el derecho al olvido, Google ha reaccionado tachando la decisíón de “decepcionante” y, por ello, se centrará en estudiar qué implicaciones reales tiene.

Varias interpretaciones


La postura de Google sobre los nuevos casos que aparecerán es, todavía, un misterio. “No sabemos cuál va a ser el posicionamiento del buscador ante el aluvión de denuncias y si optará por acudir a los juzgados o por la negociación. La sentencia es susceptible de interpretación”, detalla la portavoz de Legálitas.

Sobre este asunto también se ha pronunciado la Asociación Española de la Economía Digital. Asegura que la sentencia genera inseguridad jurídica porque plantea varios interrogantes. “Deja, en parte, en manos de las empresas la obligación de realizar la valoración entre el derecho a la información y el derecho a la protección de datos”, lamenta.

Todo tipo de contenido


Además, la decisión del tribunal puede afectar a cualquier contenido, ya sea información escrita, fotos, sonidos o vídeos e incluso la persona afectada podría solicitar una indemnización tanto al medio como al buscador por daños y prejuicios.

“Habrá que decidir también a partir de cuánto tiempo después de la publicación es posible bloquear la información o borrarla para que no exista huella ninguna en Internet”, señala Guzmán. De momento, habrá que esperar a ver cómo evolucionan las demandas presentadas para resolver algunas dudas y conocer más detalles sobre las consecuencias de esta última sentencia sobre el derecho al olvido. Pero, por ahora, los abogados aplauden el último movimiento.

“En la red también se delinque, se estafa y se cometen delitos del mundo real y el problema es que la tecnología ha evolucionado más rápido que la normativa. Por ello, hasta ahora Google salía impune porque existía una laguna legal y un vacío normativo tanto a nivel estatal como global. Así, cualquier avance al respecto como la última sentencia significa una revolución en el mundo del derecho. Facilita que las demandas prosperen y que fructifiquen con el fin de que cierta información se sustraiga de la red”, concluyen fuentes de Legálitas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad