Más de 600 granjas lácteas echaron el cierre en Galicia en 2016

stop

La Xunta atribuye las bajas a jubilaciones y procesos de concentración de explotaciones

Galicia concentra el 60% de los cierres de explotaciones lácteas en 2016

A Coruña, 02 de febrero de 2017 (14:57 CET)

Galicia ha vuelto a ser la comunidad peor parada por la crisis del lácteo. En 2016, la comunidad perdió 615 explotaciones y cerró el año con 8.517 productores, frente a los 9.132 con entregas que tenía en diciembre de 2015. En toda España desaparecieron un total de 1.031 granjas, de las cuales el 59,6% eran gallegas.

Así figura en los datos publicados por el Ministerio de Agricultura, en los que se observa un ligero repunte en el precio que se paga de media a los ganaderos gallegos hasta 29,8 céntimos el litro en diciembre de 2016 (eran 29,7 céntimos en noviembre), lo que supone un céntimo más con los que se terminó 2015 (28,8 céntimos).

De todos modos, Galicia continúa como la comunidad en la que los productores perciben menos por su leche y la única en la que todavía no se alcanzan los 30 céntimos por litro, mientras la media se sitúa en 31,3 céntimos. Además, los precios que se pagan a ganaderos gallegos (29,8 céntimos) por un litro de leche están cinco céntimos por debajo de los 34,9 céntimos que se abonan a los productores del País Vasco –mayor precio peninsular–.

Más concentraciones

Tras conocer estos datos, la directora xeral de Gandaría, Belén do Campo, señaló en comisión parlamentaria que en el último lustro se produjeron en Galicia procesos de concentración por los cuales 796 explotaciones individuales pasaron a ser asociativas.

En respuesta a la diputada En Marea Paula Quinteiro, quien puso las cifras del ministerio sobre la mesa, Belén do Campo explicó que la mayoría de las explotaciones lácteas que cierran son las de menor tamaño, al tiempo que justificó la caída de productores con entregas aduciendo jubilaciones, cambios de titularidad, y titulares que se pasan a la venta directa.

"No negamos la situación", afirmó la responsable de Gandaría para después apuntar que, aunque las explotaciones dejen de hacer entregas lácteas, no significa que todas desaparezcan del rural, porque pueden pasar a hacer otra labor como el negocio cárnico.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad