Clun ha obtenido el certificado de Aenor

Únicla, de Clun, primera leche que certifica su huella de carbono

stop

La cooperativa Clun se convierte en la primera organización productora de leche en lograr la certificación de Aenor de la Huella de Carbono de Producto

A Coruña, 22 de septiembre de 2017 (12:05 CET)

Después de convertirse en una de las primeras ganaderías gallegas en obtener la certificación de Bienestar Animal de Aenor, la cooperativa de segundo grado Clun, nacida de la integración de Feiraco, Os Irmandiños y Melisanto, acaba de obtener el certificado de Huella de Carbono de Producto, convirtiéndose así en la primera láctea en obtener esta certificación en España para su leche Únicla.

El certificado acredita la veracidad del cálculo de las Emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) efectuado en varios brick de un litro de leche Únicla de CLUN y que constatan un reducción del 20% de su huella de carbono durante el proceso productivo de la leche. Para ello, la entidad certificadora ha tenido en cuenta el cambio del uso de la tierra para el cultivo de alimentos para el ganado, forrajes, piensos, maquinaria agrícola, vacas de todas las edades, instalaciones ganaderas, transportes, envasado en la fábrica y transporte hasta la distribución.

La alimentación de las vacas de Únicla es una de las claves de la reducción del 20% de su huella de carbono

El análisis del ciclo de vida de la leche Únicla ha sido realizado por la doctora Almudena Hospido y la investigadora Laura Roibás, del Grupo de Biotecnología Ambiental de la USC, y por el departamento de I+D de CLUN. Sus conclusiones han sido publicadas por la prestigiosa revista científica internacional sobre investigación del medio ambiente Science of the Total Environment.

La semilla de lino

Según apuntan desde la cooperativa en un comunicado, la reducción de la huella de carbono es un beneficio añadido de la alimentación especial de las vacas, en la que destaca la semilla de lino que, además de reducir la saturación de la grasa y aumentar su contenido en selenio y ácidos grasos saludables, reduce también la formación de metano en el estómago de las vacas y, en consecuencia, su emisión a la atmósfera.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad