El empleo en el sector conservero aumenta un 5% en 2016

stop

El Instituto Galego de Seguridade Laboral acaba de editar una guía de buenas prácticas para los trabajadores de esta industria

Juan Manuel Vieite, secretario general de Anfaco

en A Coruña, 30 de enero de 2017 (18:15 CET)

El sector conservero se consolida como generador de empleo en Galicia. Por cuarto año consecutivo, el sector transformador de productos del mar aumentó el número de trabajadores por encima del 3%. En 2016, según los datos publicados por Anfaco-Cecopesca, se llegaron a registrar hasta 11.630 personas en alta, un 5% más en relación al año anterior.

Como destacan desde la asocación, las mujeres siguen siendo mayoría. El 70% de la fuerza laboral es personal femenino. La edad media se sitúa en los 45 años y el número y la modalida de contrato más extendida es el indefinido, con un porcentaje de estabilidad superior al 70%. Tal estabilidad en la contratación es un dato que se viene reiterando en cada anualidad, no sólo por la importancia que pueda tener la contratación fija ordinaria sino por la importancia que tiene en este sector la contratación fija-discontinua, apuntan desde la patronal.

Buenas prácticas

La preocupación de la Asociación Nacional de Fabricantes de Conservas de Pescados por sus empleados ha vuelto a quedar patente este lunes con la presentación de la Guía de Boas Prácticas na Industria Conserveira, una publicación en formato libro, tríptico y cartel editada por el Instituto Galego de Seguridade e Saúde Laboral (Issga), que valora los riesgos de la profesión y se dirige a los propios trabajadores para darles consejos en el desempeño de sus funciones y proponerles diferentes ejercicios físicos.

En la presentación, el secretario general de la asociación, Juan Manuel Vieites, ha remarcado que el sector quiere "estar en la Champions League de la salud laboral", y ha reparado en que las buenas prácticas "siempre son esenciales para la competitividad". Así, ha subrayado que es "importante evitar el absentismo laboral", pues supone "beneficios para trabajador y empresa", rotar puestos de trabajo, primar la polivalencia y adaptar las fábricas, entre otras cuestiones.

En este marco, ha puesto en valor que el cierre del convenio colectivo del sector permitirá reformar la clasificación profesional y reorganizar y modernizar las empresas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad