Capital extranjero sostiene tres de las cinco mayores conserveras gallegas

stop

La china Shangai Kaichuang se hace con conservas Albo y se suma a Bolton Group, propietario del 40% de Calvo y de la cuarta empresa gallega de conservas por facturación, Conservas Selecta

Productos de Isabel, Albo y Calvo

en A Coruña, 17 de abril de 2016 (02:02 CET)

El mar gallego atrae al capital extranjero. Recientemente en el sector naval, con la compra de Barreras por parte de Pemex y la de Metalships por parte de China Sonanangol. Y desde más atrás en el tiempo, en el sector conservero, un negocio que mueve más de 1.200 millones al año en Galicia.

Las conserveras gallegas han sido tradicionalmente una combinación de pequeñas empresas con grandes sagas de abultada facturación. Un informe realizado por el Foro Económico de Galicia en junio del año pasado situaba a cuatro grandes grupos al frente del ranking, Jealsa Rianxeira, Calvo, Frinsa y Conservas Selectas de Galicia, del grupo vasco Garavilla. La suma de las cuatro compañías, incluída Escurís, acapararían el 70% de los ingresos de explotación y el 60% del valor añadido bruto generado por el negocio gallego de la conserva.

La quinta conservera pasa a manos chinas

Atendiendo a la facturación, la quinta empresa de la clasificación sería Hijos de Carlos Albo, con plantas en Asturias, Lugo y, en su ciudad natal, Vigo. La empresa familiar facturó 84,4 millones en 2014, con unos beneficios de 3,6 millones y un patrimonio neto ligeramente superior a los 32 millones.

Mientras Conservas Albo popularizaba sus latas de sardinas, bonito, atún o mejillones, negociaba la venta con el grupo china Shanghai Kaichuang Ocean, operación que se cerró esta semana por 61 millones de euros. La compradora, según transmitió en un comunicado, busca abrir mercado en Europa y adquirir "procesos productivos más sofisticados" para su propio negocio con la integración de la empresa gallega.

La compra, ya pactada, está pendiente del visto bueno de Competencia.

El invitado italiano

Si la quinta conservera por facturación ya está en manos foráneas, lo mismo sucede con la cuarta, Conservas Selecta, con una facturación que superó los 200 millones en 2014. La empresa pertenece al grupo vasco Garavilla, que despliega plantas en O Grove, Vilagarcía y Boiro, con marcas como Cuca, Isabel o Massó.

El año pasado, Bolton Group se hizo con el 55% de la conservera al tomar la participación que estaba en manos del fondo de capital riesgo MCH Private Equity desde 2010. Bolton no es una compañía cualquiera. La italiana, propietaria de una de las mayores marcas de conservas de atún, Río Mare, tiene raíces fuertemente implantadas en Galicia después de hacerse en 2012 con el 40% de Calvo, la segunda conservera gallega.

Frinsa y Jealsa, más de mil millones de facturación

Así pues, solo Frinsa y Jealsa-Rianxeira se mantienen libres, por el momento, de la entrada de capital foráneo. Jealsa es el mayor grupo en Galicia, con una facturación por encima de los 300 millones a la que habría que sumar una cifra de negocio similar de Escurís.

Frinsa, la conservera de Riveira que pilota el incombustible Ramiro Carregal, superó en 2014 los 404 millones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad