Xavier Vence, de la cátedra de economía a la batalla política

stop

El próximo portavoz nacional del BNG asume el reto de "cohesionar el nacionalismo" mientras Abrente advierte que "no es" su candidato

Xavier Vence | EFE

11 de marzo de 2013 (02:40 CET)

El mismo día que Xavier Vence, próximo portavoz nacional del BNG, envió un mensaje de unidad al nacionalismo, Carlos Aymerich, líder de Abrente, replicó a distancia que el catedrático de Economía Aplicada de la USC “no es” el candidato de la corriente que encabeza y que el BNG “ya no es la casa común del nacionalismo”. Antes de llegar al puesto, a Vence ya le ha tocado librar batalla en la primera línea política.

El mensaje, pronunciado durante una entrevista en la Cadena Ser, dio vuelo a la permanente amenaza de división que parece planear sobre la formación frentista. Pero Aymerich matizó mucho sus palabras. Dijo que no comparte el rumbo soberanista que ha tomado el BNG y que Abrente quedará "en segunda fila" en la nueva etapa que se abrirá en la Asemblea Nacional del próximo fin de semana. Aunque "si los hechos demuestran que sí hay un cambio" para "recuperar la unidad, nosotros vamos a estar ahí. No siendo nuestro candidato si va a ser portavoz nacional, espero que sea el portavoz nacional de todos", dijo conciliador.

Lo cierto es que Vence no tiene reparo en emplear la palabra ‘soberanía’. Más que eso. Considera que la reivindicación soberanista “es indispensable para que la democracia pueda tener algo de vigor", según reconoció a Europa Press. Pero el autor de O fracaso neoliberal na Galiza cree que no es el único camino donde confluir con otras formaciones. “En la lucha política diaria hay muchos ámbitos de colaboración", sentenció. Eso mismo le transmitió a Aymerich, cuando trató de integrar a los miembros de Abrente en la lista que encabeza y que será la encargada de reanimar al BNG tras el último batacazo electoral, que le costó 5 diputados. No tuvo éxito en su primer paso por la unidad.

La relación entre soberanía y crisis

"Sin soberanía hay muy pocos instrumentos para que la sociedad se empodere, para que pueda hacer valer sus intereses como país frente a los mercados". La frase es de Xavier Vence, economista que entiende la crisis como una crisis de modelo. Del neoliberal, concretamente.

En su discurso, similar al que esgrime AGE, defiende que los gobiernos y los estados han perdido su capacidad para controlar e intervenir en la economía, quedando expuestos a la dinámica de los mercados, a causa de una progresiva liberalización y desregulación que situó a los sistemas productivos a merced de las finanzas. En resumen, que es la política la que está sometida a los mercados y no al revés.

Con esta idea de base, buscar una salida a la crisis pasaría por recuperar la capacidad para intervenir en los mercados con decisiones políticas. Y acertar con esas decisiones, claro.

La cohesión del partido


Más allá de la teoría económica, estaría la reivindicación soberanista, a la que Aymerich quiere alejar del centro del discurso político del BNG. Abrente aboga por ser inclusivos, tender puentes y caminar hacia una nueva unidad del nacionalismo en Galicia. Incluidas las partes escindidas de la formación frentista. Estas ideas lo han situado en el sector disidente, frente a la corriente mayoritaria, la UPG.

"No es nuestro candidato, como es sabido, es el candidato de un grupo de colectivos y personas del BNG que lo promueven: la UPG, el Movemento ao Socialismo e independientes; seguramente la mayoría”, dijo Aymerich sobre Vence. El economista también busca “reconstruir la unidad”, para lo que va a “ poner en marcha todos los contactos necesarios", según asegura. Aunque Abrente ya enterró, al menos en parte, el hacha de guerra y señaló que no es el momento para insistir en confrontaciones y debates internos, Vence ya ha tenido que enfrentar un primer reto antes de ser líder. Buscar la cohesión en su partido.

Renovación


Pero a pesar de la agitada semana, lo cierto es que la lista encabezada por Vence fue respaldada por cerca del 85% del Consello Nacional --con 49 votos a favor, ocho abstenciones y uno en contra--. La renovación en la dirección del partido después de las últimas elecciones alcanza también el 80%. Se mantendrán el portavoz parlamentario del Bloque, Francisco Jorquera; la diputada Montse Prado; y el dirigente de Movemento Galego ao Socialismo, Rafa Vilar; mientras que se incorporarán 12 caras nuevas.

Xavier Vence está respaldado en la nueva Ejecutiva --en la que no se encuentra ningún miembro de Abrente-- el secretario xeral de la UPG, Néstor Rego; o la eurodiputada Ana Miranda, en una dirección de la que salen nombres como el alcalde de Pontevedra, Miguel Anxo Fernández Lores; o la diputada Carme Adán.

Entre todas las caras nuevas, las más visibles, previsiblemente, serán las de Jorquera y la de Vence, que puso como condición para ocupar el cargo compatibilizarlo con su cátedra de Economía Aplicada de la Universidad de Santiago. No ejercerá de político ‘profesional’, aunque antes de subir al escenario ya ha tenido que limar asperezas entre bastidores.

Declaración Soberanista


Autor de innumerables libros y artículos, entre ellos la obra colectiva 'Á beira de Beiras', de homenaje al histórico nacionalista ahora líder de Anova, Vence se refirió a la posibilidad de llevar al Parlamento gallego una declaración soberanista como la aprobada por el legislativo catalán. Algo que Xosé Manuel Beiras, al que le une larga relación académica, calificó de “error monumental”.

"Lo que hay que valorar es si es oportuno o no que la sociedad gallega abra un debate profundo sobre la importancia de tener soberanía, y en ese sentido, el BNG considera que sí", apuntó el futuro portavoz nacionalista.

Doble papel

El catedrático, de larga trayectoria nacionalista aunque sin ocupar nunca un papel principal en la función, insiste que “el BNG sigue unido y toda la gente que está ahí tiene una vocación de seguir trabajando en el Bloque”. Por el momento, se ha preocupado de llamar al entendimiento a la corriente crítica de la formación y de transmitir un mensaje integrador, interno y externo.

Su nuevo papel no se antoja sencillo. Asume como convicción la reivindicación soberanista y la imagen de la renovación de un partido debilitado por las últimas elecciones. Antes de llegar al cargo, ha marcado para la nueva etapa el objetivo de “cohesionar el nacionalismo”. Otro reto `para la pizarra del profesor.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad