Begoña Conde, candidata al Congreso de Vox por Ourense, en rueda de prensa / E.P.

Vox compara Ourense con el País Vasco de ETA

Begoña Conde, candidata de Vox por Ourense y tía de Santiago Abascal, denuncia “agresiones verbales” comparables a “los años de plomo en el País Vasco”

Begoña Conde, candidata de Vox por Ourense, ha denunciado haber recibido “agresiones verbales” por parte de “unos exaltados”. Estaba en un local de hostelería del casco histórico y la increparon al grito de “fascistas”, síntoma inequívoco para la tía de Santiago Abascal de que queda mucho camino por recorrer en Galicia para que cada uno pueda expresar libremente lo que quiera, sin sentirse amenazado y "menos increpado por un colectivo que iba sin identificar".

La candidata de Vox, formación que quiere ilegalizar a los partidos o asociaciones “que persigan destruir la unidad territorial de la nación (española)”, asegura que el incidente le recordó a "situaciones vividas durante los años de plomo en el País Vasco".

No considera estar exagerando al establecer la comparativa porque, según ha dicho este miércoles en una rueda de prensa, "queda todavía mucho por hacer en materia de convivencia y de políticas lingüísticas, muy similares al País Vasco".

Ha añadido que se vive un momento de "gran tensión" y ha comparado la situación agresiva vivida a "una herriko taberna de los años de plomo". Del mismo modo que "los malos tratos comienzan con un insulto" es necesario "cortar esta situación de raíz", se ha reafirmado. Para ello, es básico el papel de la educación para "construir una sociedad en paz o enfrentada".

Conde acusa a los medios de ponerlos en la diana

Begoña Conde explicó que, “evidentemente”, Vox no es un partido fascista y apeló a la responsabilidad de los medios de comunicación" a la hora de "colocar el mensaje" mediante "un corta y pega de la realidad" que lleva a frases como las que el pasado martes le echaban en cara como la de que "pasa por 'Orense' --utilizando el topónimo en castellano-- cuando va a Vigo y a 'La Coruña'". "Entenderéis por qué no nos prestamos a dar declaraciones dado que se nos convierte en diana", apostilló.

En su negativa a que los califiquen de fascistas, Conde explicó que son "un partido de extrema necesidad" y, más con esta situación de "extrema responsabilidad". Desde Vox consideran que todavía están "ayudando a normalizar una sociedad en estado de coma" porque era "incapaz de mostrar los símbolos nacionales con orgullo y en libre convivencia".

"Simplemente por ir identificados con las siglas de Vox y llevar una bandera de España tuvimos que soportar el grito de fascistas. Evidentemente no lo somos, las etiquetas las ponen los demás”, aclaró.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad