Una docena de personas han sido heridas por los choques entre racistas y antifascistas en Charlottesville.

Violentos choques entre racistas y antifascistas en EEUU

stop

Los choques entre racistas y antifascistas en Charlottesville se saldan con tres personas muertas

en Barcelona, 12 de agosto de 2017 (20:53 CET)

Las autoridades de la ciudad de Charlottesville, en Virginia, han declarado el estado de emergencia por los enfrentamientos entre supremacistas blancos y contramanifestantes del movimiento de extrema izquierda "Antifa". Al menos tres personas murieron durante el sábado: una a causa de los choques entre ambas facciones, y dos fallecieron cuando cayó el helicóptero que vigilaba los incidentes. Además 19 personas han ingresado heridas a los hospitales, varias de ellas a causa del atropello masivo de un coche.

Esta declaración de emergencia ordenada por el gobernador del Estado, el demócrata Terry McAuliffe, ha permitido la intervención de las fuerzas antidisturbios para dispersar a los manifestantes, que se han agredido con porras y espray de pimienta entre ellos.

La Unión Americana por las Libertades Civiles (ACLU) había verificado previamente en su cuenta oficial de Twitter, las imágenes del atropello, efectuado según testigos por un turismo plateado que se abrió paso entre los manifestantes a toda velocidad, antes de colisionar contra una camioneta.

Batalla campal en las calles

Tras los choques, los supremacistas, acompañados de autoproclamadas milicias fuertemente armadas y que dicen, están ahí para impedir nuevos brotes de violencia, intentaron concentrarse en el parque Lee, donde las autoridades de la ciudad han previsto retirar la estatua en honor del general confederado Robert E. Lee.

Charlottesville: un coche arrolla masivamente a los manifestantes antifascistas y deja cuatro heridos

La policía de la ciudad se encargó de trazar un perímetro de seguridad en torno a los congregados, que han empezado a cantar "Jodéos, maricones" y "Combatamos contra la Sharia (ley islámica) ahora".

 

 

Los gritos han sido contestados por los Antifa con el eslógan "Matemos a todos los nazis", según ha constatado el enviado del medio The Huffington Post.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha llamado a la unidad contra el "odio" exhibido en la protesta supremacista. "Tenemos que estar unidos y condenar todo lo que el odio representa. No hay lugar para esta clase de violencia en América. Unámonos", ha escrito el presidente en su cuenta de Twitter.

Enfrentamientos nocturnos

Cientos de supremacistas blancos, algunos al ritmo de soflamas nazis, habían marchado esta pasada noche con antorchas por las calles en el preludio del encuentro de este sábado, que iba contar con la presencia de figuras de la nueva extrema derecha norteamericana, como Richard Spencer.

Durante la marcha de la pasada noche, algunos de los asistentes han gritado la consigna nazi "Sangre y Tierra", el lema del antiguo Ministerio de Agricultura del Tercer Reich que exaltaba los valores del campesino alemán frente a su gran enemigo, el "prestamista judío".

Siguiendo esta línea antisemita y xenófoba, otros de los asistentes han marchado al grito de "los judíos no nos reemplazarán" o "Un pueblo, una nación, terminemos con la inmigración" antes de llegar a la rotonda principal de la universidad de Virginia, rematada por una estatua del ex presidente estadounidense Thomas Jefferson, donde se encontraban concentrados un pequeño grupo de contramanifestantes con la pancarta "Estudiantes de Virginia contra el supremacismo blanco".

La concentración rodeó a los estudiantes, a los que arrojaron antorchas y propinaron patadas, según ha constatado en un comunicado la presidenta de la Universidad, Teresa Sullivan, quien además ha denunciado que los manifestantes también agredieron a personal de la Universidad.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad