Villares asume el reto de liderar En Marea hasta las próximas elecciones

stop

La candidatura logra superar al PSOE pero se queda muy lejos de evitar la mayoría absoluta del PP; obtiene su mejor resultado en Vigo, la plaza donde más fuerte es Podemos, que copará la mayoría de escaños

R. Rodríguez

Luis Villares recibe las felicitaciones de los seguidores de En Marea tras sus valoraciones de los resultados electorales
Luis Villares recibe las felicitaciones de los seguidores de En Marea tras sus valoraciones de los resultados electorales

en A Coruña, 26 de septiembre de 2016 (05:54 CET)

Cuando las formaciones que impulsaron En Marea, fundamentalmente Podemos, Esquerda Unida y Anova junto a los alcaldes de las mareas, aceptaron a Luis Villares como candidato de consenso, una parte de los partidos dio por hecha la mayoría absoluta de Feijóo. Consideraban que no había margen de maniobra para que el magistrado pudiera crear un espacio que le permitiera combatir al PP.

La alternativa lógica era Xosé Manuel Beiras, mientras el histórico líder nacionalista mantenía la incógnita más por petición de sus allegados que por un verdadero interés en presentarse nuevamente a la presidencia. Los partidos consensuaron que lo óptimo era forjar un proyecto a largo plazo, con Villares como rostro visible, aunque fuera a costa de una primera derrota electoral.

Proyecto a largo plazo

Eso es lo que defiende ahora Villares, que recuperó el tono de cordialidad una vez finalizada la campaña. Mostró su "reconocimiento" a la victoria del PP e insistió en que En Marea "va para largo".

"Venimos para quedarnos, para construir y para comprometernos (...) Este es el inicio de un camino que desemboca en las elecciones de 2020", señaló el candidato.

"Construir una herramienta en el espacio político" que fuese "funcional" y se convirtiese en "alternativa" para poder "articular" los "deseos" de la ciudadanía, como lo definió Villares, era uno de los objetivos de En Marea. Y aunque se hizo a toda prisa y con cierta improvisación, el reto es conseguir que se estabilice y deje al margen los intereses de los partidos que son origen de sus miembros.

Podemos coge fuerza

A pesar de adelantar en votos al PSdeG, 17.000 más que los socialistas, el escenario no es nada sencillo para el juez. Podemos, que durante todo el proceso ha seguido su propia dinámica causando estragos internos antes y después de la campaña, sale reforzado de las urnas.

Copará la mitad de los 14 diputados de En Marea en el Parlamento, en buena medida por el resultado cosechado por la lista de Pontevedra, encabezada por Carmen Santos. Allí En Marea fue segunda fuerza, con 5 diputados y muy por encima del PSOE.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad