Varios concellos gallegos están al borde de la suspensión de pagos

stop

Foz y Ponteareas son algunos a los que se ha referido la Xunta, que advierte de que existen más

29 de mayo de 2012 (19:30 CET)

La Xunta está alarmada ante la situación de varios concellos gallegos, próximos a la suspensión de pagos. El director xeral de Administración local, Norberto Uzal, alertó este martes de que una serie de ayuntamientos están “en una situación semejante a la suspensión de pagos” de modo que tendrán graves dificultades para hacer frente “a los nuevos pagos que tengan por delante”.

Así lo manifestó el alto cargo de la Xunta en declaraciones a los medios en los pasillos del Parlamento de Galicia, después de responder a una pregunta del PP en comisión parlamentaria sobre la situación del Ayuntamiento de Foz, cuyo pleno rechazó el plan de pago a proveedores presentación por el alcalde.

En el caso de este municipio lucense, la Xunta asegura que “no está prevista” su intervención, “teniendo en cuenta” que el Gobierno local está “en una serie de conversaciones para aprobar los nuevos presupuestos”, en los que podrá “tomar medidas que palíen” la situación.

“Varios ayuntamientos más”

Con todo, Uzal asegura que no se pone freno a la situación, el concello de Foz puede quedar abocado a una situación de intervención.

Ponteareas es otro de los ayuntamientos en circunstancia similares, aunque desde la Xunta aseguran que “hay más”. “En algunos no se aprobó el plan de ajuste y en otros, porque el Gobierno no informó favorablemente ese plan”, explicó.

Por el momento, el Gobierno gallego ya admitió hace unas semanas que estudia la situación financiera del ayuntamiento ourensano de Os Blancos, ante la solicitud del alcalde de una intervención por parte de la Xunta.

Os Blancos y Xinzo de Limia

También hace unas semanas, que se especuló con la posibilidad de que el concello ourensano de Xinzo de Limia pusiese en marcha un expediente de regulación de empleo dentro del propio consistorio.

A pesar de la situación, desde la Xunta se insiste en que el Estado “hizo los deberes” y diseñó “una iniciativa loable” con la que se daba a los ayuntamientos “la posibilidad de asumir la deuda a través de un endeudamiento a 10 años”. 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad