Imagen de archivo de Íñigo Urkullu / E.P.

Urkullu irrumpe con la chequera en la batalla por Euskaltel

En medio de los cambios en la cúpula de Euskaltel, el Gobierno vasco anuncia que creará en julio un fondo para entrar e influir en empresas "estratégicas"

El Gobierno vasco entra en escena. El lehendakari Íñigo Urkullu anunció este lunes la creación de manera inmediata, durante el mes de julio, de un fondo de inversión dotado con el objetivo de tomar participaciones en empresas consideradas estratégicas en el tejido económico de Euskadi.

Este fondo estaba ya en los planes del equipo de Urkullu y tiene su antecedente en la adquisición en 2017 de un 1,24% de CAF, empresa guipuzcoana y una de las grandes contratistas del sector ferroviario. A pesar de aquella operación, que inyectó 15 millones en el vendedor, Kutxabank, es ahora cuando el Ejecutivo arma su plataforma para entrar en el capital de empresas externas bajo la premisa de garantizar la continuidad de las mismas en el País Vasco e influir para evitar deslocalizaciones.

¿Asalto a Euskaltel?

El arranque del fondo de inversión, que originalmente se concibió para contar con capital público y privado, coincide con el terremoto que atraviesa la cúpula de Euskaltel, la dueña de R, con la irrupción de Zegona como primer accionista. El fondo británico, que pretende acelerar la expansión de la operadora por todo el Estado, ha relevado al consejero delegado, Francisco Arteche, para colocar al que fuera primer ejecutivo de Jazztel, José Miguel García.

Con la entrada en funcionamiento del fondo, el Gobierno vasco tendría una herramienta para mover el delicado equilibrio accionarial de Euskaltel, donde Zegona es el accionista mayoritario con un 21%, pero Kutxabank tiene un 19,8% y otros cinco accionistas, entre ellos Abanca, suman una participación próxima al 17%.

Media docena de operaciones en la agenda de Urkullu

Urkullu, que no hizo mención alguna a la operadora de telecomunicaciones, explicó que se “han realizado los estudios previos” para la constitución del fondo que permitirá “tomar participaciones en empresas vascas y contribuir con ello a la mejora de su competitividad en el mercado global, garantizando su arraigo y vinculación con el tejido económico productivo local". Fuentes del Gobierno vasco aseguraron que ya se han analizado media docena de operaciones.

Aunque poco se aclaró de los números, la idea inicial era que contase con entre 200 y 250 millones y que tomase participaciones en empresas cotizadas consideradas estructurales para la economía vasca. Posteriormente, se admitió también la entrada en sociedades no cotizadas. En ambos casos, se trata de un área en la que Kutxabank está ejerciendo un papel menos activo que tiempo atrás, precisamente, lo mismo que sucede en Euskaltel.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad