Unai Sordo, secretario general de CCOO en el País Vasco y seguro sucesor de Fernández Toxo. / EFE | LT
stop

Unai Sordo, secretario general de CCOO en el País Vasco, encarna el relevo generacional en la central sindical

Barcelona, 11 de marzo de 2017 (19:00 CET)

Desde hace más de un año que Ignacio Fernández Toxo insistía que CCOO debían emprender un proceso de recambio generacional, y tras dos mandatos al frente del sindicato ha decidido no presentarse a la reelección. En su paso al costado ha designado a Unai Sordo, secretario general de la delegación del País Vasco desde 2009.

Con 44 años, poco más de 20 años de diferencia respecto a Fernández Toxo, Sordo encarna este relevo de generaciones. Toxo se apresuró a aclarar que el sindicalista vasco “no es mi sucesor, no dejo un delfín”, sino que ha sido ungido por el Consejo Confederal por 117 votos a favor y ninguno en contra, y tendrá que ser validado en el XI Congreso Confederal que se realizará entre el 29 de junio y el 1 de julio.

Toxo niega razones personales en su renuncia

Técnicamente, los estatutos permiten que se presenten otras candidaturas, y Carlos Bravo, responsable de políticas sociales, también era señalado para ocupar la silla de secretario general. Pero para ser candidato, necesita recoger un 10% de los avales.

La renuncia a la reelección, dijo Toxo, obedece "a una decisión personal muy meditada" y no a "razones personales", y ha explicado que se debe a su manera de entender el sindicato y el profundo proceso de transformación en el que se encuentra.

Este cambio ha conllevado la renovación de las organizaciones sectoriales y "ahora toca hacer lo propio en las estructuras territoriales", que van a cambiar en su práctica totalidad sus equipos de dirección, "razón de más para justificar el cambio en la dirección de la Confederación nacional", ha añadido.

Sordo, el sindicalista que llegó a CCOO de casualidad

Sordo, que nació el 2 de octubre de 1972 en la localidad vizcaína de Barakaldo, es graduado social por la Universidad del País Vasco y, en su juventud, antes de incorporarse a CCOO, trabajó durante unos años en el sector de la madera.

Llegó al sindicato “casi por casualidad”, dice en su blog, y en el 2000 tenía a cargo la Secretaría de Juventud de CCOO de Euskadi, cargo que compatibilizó con tareas de organización de la central en Vizcaya, y en 2004 pasó a formar parte de la ejecutiva de CCOO del País Vasco.

En enero de 2008 fue elegido secretario general de su comunidad autónoma, y actualmente es presidente del Consejo Sindical Interregional (CSIR) de los Pirineos Atlánticos, que engloba al País Vasco, Navarra, Aragón y Aquitania.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad