Una moción de censura planea sobre la Deputación de Lugo

stop

El candidato socialista, Darío Campos, dice al alcalde 'rebelde' de Becerreá que está a tiempo de rectificar y se pone a disposición del partido para presidir la corporación

Darío Campos y José Ramón Gómez Besteiro

en A Coruña, 25 de junio de 2015 (13:49 CET)

El imprevisible guión que llevó a la alcaldesa del Partido Popular, Elena Candiá, a presidir la Deputación de Lugo ha desatado una tormenta que no ha hecho sino comenzar. La posibilidad de una moción de censura a los populares tras haber recuperado el histórico feudo de Francisco Cacharro sobrevuela la corporación provincial. Alentada no solo por el BNG, que pidió al PSOE que ate en corto a su alcalde rebelde y reconduzca la situación para impulsar "cuanto antes" la moción de censura, sino también desde las tropas internas de los socialistas.

El mensaje enviado este jueves por el alcalde de A Pontenova y candidato del PSOE a la presidencia de la institución, Darío Campos, ha sido claro. Campos sustituyó a última hora a Manuel Martínez, que tenía vetado el apoyo del BNG por estar imputado, lo que provocó una reacción insólita del alcalde de Becerreá, rompiendo la disciplina de voto y entregando la Deputación al PP.

Mensaje al alcalde rebelde

El candidato no solo se puso a disposición del partido para presidir la corporación, también dijo a Martínez que "estaba a tiempo de rectificar", alentando las especulaciones sobre la moción de censura. "Sé que Manolo (Martínez) es un persona noble, que se equivocó y aún está a tiempo de rectificar", dijo.

Y en la misma línea, insistió en que el alcalde de Becerreá "se equivocó", porque "dentro de su aspiración a ser presidente de la Diputación todas las circunstancias le coincidieron mal para serlo". No obstante, no escatima en elogios hacia él, al que describe como "una persona íntegra, muy noble, aunque algo terco quizá". "Yo sé que está dolido por eso, pero me parece que en ese aspecto se equivocó y espero que rectifique", zanjó.

Las cuentas de Besteiro

Gómez Besteiro señaló el mismo día de la votación que se estudiarían internamente las medidas a tomar respecto a Manuel Martínez por romper la disciplina de voto, pero aplazó cualquier sanción. Un cambio de postura de Martínez aseguraría el éxito de una moción de censura para descabalgar a los populares, que suman un diputado más que el PSOE. Sin embargo, los dos del BNG, en caso de apoyar a los socialistas como sucedió en la última votación, inclinaría la balanza.  

Pese a todo, Campos ha estado prudente. Dijo que volvería a ser candidato pero que en ningún momento se ofreció para tal encomienda.  "En el caso de que Manolo (Martínez) no pudiera ser presidente de la diputación yo podría estar dispuesto a eso", afirma que le dijo al secretario xeral del PSdeG. "Yo en principio le dije que prefería no serlo porque soy consciente de mis limitaciones. Al final, entre el tira y afloja yo me puse a disposición del partido y si la gente quiere que sea candidato a la presidencia de la diputación ahí estaré. Yo no tenía ningún interés. Yo apoyaría a muerte a Manolo si él pudiera ser presidente".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad