Un juez condena a 8 meses a una conductora ebria que casi arrolla a una patrulla de los Mossos d'Esquadra

stop

SEGURIDAD VIAL

Control de alcoholemia

en Barcelona, 16 de junio de 2015 (23:00 CET)

El juzgado de lo penal número 1 de Vilanova i la Geltrú ha condenado a una conductora a 8 meses de multa, a razón de seis euros al día, y a 18 meses de retirada de carnet por conducir ebria y casi arrollar a una patrulla de los Mossos d'Esquadra en una rotonda de la localidad.

Los agentes tuvieron que realizar una rápida maniobra para evitar la colisión. Sin embargo y a pesar de ello, la conductora, lejos de detenerse, se dio a la fuga y tuvo que ser detenida posteriormente por la misma patrulla policial.

Fuerte olor a alcohol

Los agentes comprobaron que la mujer presentaba un fuerte olor a alcohol y que en el interior del vehículo había diversas botellas de licor vacías. La detenida "presentaba  síntomas  tales como fuerte olor a alcohol, habla repetitiva y pastosa, imprecisión en la coordinación, disminución de reflejos y dificultad para mantener la verticalidad".

Ella se considera inocente

Durante el juicio, la acusada afirmo que a ella "la pararon en un control de alcoholemia, que no se saltó ningún ceda el paso en la rotonda, que un ceda el paso no es un stop,  que únicamente se había bebido una copa de cava y que no había cometido ninguna infracción". La condenada fue detenida junto a su hija de seis años que ocupaba el asiento posterior del coche.

La detenida multiplicaba por tres el índice de alcohol permitido por litro de sangre.

Con el riesgo basta para condenar

La sentencia recuerda que el delito de conducción bajo los efectos del alcohol "se verifica por la realización del delito y no por la producción de resultado alguno, de manera que no se exige para su comisión una consecuencia lesiva como resultado de un accidente de circulación. Basta con que se ponga en riesgo hipotéticamente la seguridad vial". 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad