El Gobierno fijó en 0,96 el precio máximo que las farmacias pueden vender las mascarillas individuales. Sin embargo, competencia advierte que esta limitación puede provocar desabastecimiento a medio o largo plazo. /EFE/David Fernández

Un jefe del Sergas prevé rebrotes este mes y a finales de julio

Uno de los informes que Feijóo esgrime para defender la convocatoria de elecciones considera previsible un rebrote en la tercera semana de julio

En una nota explicativa de la evolución de la pandemia por coronavirus en el área sanitaria de Cee y A Coruña, el jefe de la unidad de enfermedades infecciosas, Enrique Míguez Rey, expresa su preocupación por la aparición de nuevos rebrotes, cuando Galicia está ya en plena fase de desescalada.

“En nuestro hospital se están detectando más de un caso a la semana de portadores asintomáticos al realizar la prueba PCR como medida preoperatoria. Si extrapolamos esto a la población ya desconfinada donde, en general, no se usa mascarilla, no se guarda la distancia de seguridad y en donde algunos no querrán hacer cuarentena por motivos personales o económicos, nos enfrentamos a un futuro inmediato incierto, donde, a pesar de la baja circulación del virus, se den rebrotes que no seamos capaces de atajar en tiempo y forma”, relata el alto cargo del Sergas.

El efecto acordeón y los hipercontagiadores

El documento, que Alberto Núñez Feijóo ha trasladado a la oposición como uno de los análisis a tener en cuenta para convocar las elecciones en julio, apunta a una situación de pequeñas “oleadas” que evolucionen “en acordeón”.

El doctor Míguez destaca que las dudas que se mantienen respecto al Covid-19 y su contagio. Específicamente, señala en sus reflexiones que desconocen por qué “unos pacientes no contagian a pesar de estar enfermos y otros actúan como hipercontagiadores”. Pone como ejemplo en sus advertencias que Corea del Sur, “un país modélico en el control de los brotes”, que un solo paciente contagiara a más de un millar de personas.

Un rebrote "más duro" en el verano

“Si en toda esta ecuación introducimos las llegadas al principio del verano con la relajación de las medidas todavía más allá, es fácilmente esperable un rebrote más duro del actual con un impacto poco predecible y en el que todo lo logrado en el ascenso (confinamiento) se pierda en la bajada de este puerto de montaña”, dice el jefe de enfermedades infecciosas.

Míguez saca dos conclusiones: primero, que es previsible un rebrote en dos o tres semanas, es decir, a finales de mayo; la segunda, que podría haber un rebrote de “amplitud no predecible” a partir de la tercera semana de julio. Esto condicionaría una de las fechas que tiene en la agenda Feijóo para la convocatoria electoral, el 26 de julio, y dejaría como más probable la más próxima al comienzo del mes, el día 12, si bien parece que el análisis del jefe del Sergas no ve con optimismo ninguno de los dos momentos. 

Un artículo de Rubén Rodríguez

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad