Un encontronazo entre Xulio Ferreiro y BNG fija los límites de la marea gallega

stop

Vence pide que defienda a Galicia como nación, Marea Atlántica que la lidere la ciudadanía y Podemos sigue buscando la fórmula para confluir

Martiño Noriega y XulioFerreiro

en A Coruña, 19 de junio de 2015 (05:06 CET)

"¿No somos capaces de llegar a un consenso de mínimos, no seremos capaces de ponernos de acuerdo?". Las palabras son de Yolanda Díaz, viceportavoz de AGE. Las pronunció en un acto de la campaña de Marea Atlántica en A Coruña, delante de Pablo Iglesias, para defender la formación de una marea gallega para derrocar al PP, a Feijóo en Galicia y a Rajoy en Madrid.

No se hablaba mucho del concepto por aquel entonces, pero tras los resultados del 24M la marea se convirtió en tsunami. AGE impulsó decididamente el debate para una confluencia de cara a las Generales, sobre todo Díaz, hasta el punto de que a las mareas triunfadoras, Compostela Aberta y Marea Atlántica, les comenzó a agobiar el asunto. Con lo que se les venía encima no tenían margen para abrir nuevos debates.

Hubo cierta voluntad por aparcar un tiempo el tema, pero duró poco. Los partidos permeables a una futura marea gallega han ido posicionándose en torno a la confluencia y este jueves el debate ha sido particularmente útil para que cada uno expresase sus exigencias a la nueva formación.

Galicia en el centro

Curiosamente, el detonante fue un encontronazo entre el alcalde de A Coruña y el BNG, que tuvo más de confusión que de disputa. Le preguntaron a Xulio Ferreiro si los nacionalistas podrían liderar la plataforma y respondió el regidor que en ese caso la marea gallega estaría "condenada al fracaso". "Que nadie intente capitalizar ni liderar ningún tipo de proceso de acumulación de fuerzas", dijo Ferreiro. "La tiene que liderar el ciudadano", zanjó.

En realidad, el BNG no se había propuesto para liderar la nueva plataforma. Como señaló su portavoz nacional, Xavier Vence, ofreció "renunciar a sus siglas". Vence coincide con Anova en que lo prioritario es que Galicia tenga "una voz potente para defender sus intereses" en Madrid y, en este sentido, ha tendido la mano al diálogo bajo la premisa de que los nombres están subordinados en este caso a la consecución de un grupo parlamentario gallego.

El BNG está dispuesto a sumar con partidos de ámbito estatal como Izquierda Unida o Podemos, aunque tiene sus condiciones para la confluencia. Vence ha indicado que no se definen los participantes "en función de las siglas", sino de su posicionamiento favorable a defender "Galicia como nación" y "el derecho a decidir de las naciones sin Estado". En otras palabras, se trata de incluir a todos aquellos que "crean que Galicia tiene que ser el centro y la referencia fundamental".

La ciudadanía en el centro

¿Cuál es la fórmula de Marea Atlántica? La misma que los llevó a la alcaldía de A Coruña. Ferreiro abogó por "dar el liderazgo" a la ciudadanía como aspecto "imprescindible" si se quiere "que las cosas salgan bien en otros marcos territoriales fuera del municipal". El proceso de gestación de su candidatura, más dilatado en el tiempo que otras mareas, permitió generar muchas dinámicas de participación.

La postura no es muy distinta a la que mantuvo Breogán Riobóo, secretario xeral de Podemos en Galicia, la primera vez que le preguntaron por una posible marea gallega, cuando dijo que no le correspondía a Beiras, ni a Yolanda Díaz, ni a él mismo, impulsarla.

Podemos abre la puerta

Entonces, como ahora, Podemos no tenía claro cómo confluir con una marea gallega, pues la única directriz marcada por Madrid era que el partido de Pablo Iglesias competiría con su marca. Sin embargo, este jueves ha abierto la puerta a que se pueda utilizar una fórmula distinta en las nacionalidades históricas.

El secretario de organización de la formación, Sergio Pascual, estuvo este jueves en Pontevedra. Defendió que Podemos debe ser "el motor central y la identidad sobre la que tendría que gravitar la propuesta de cambio político", si bien matizó que podría haber otras fórmulas "en las nacionalidades históricas". "Todo está por ver, hay que echarle imaginación y no hay ninguna decisión adoptada", precisó.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad