UGT de Catalunya achaca a la última reforma laboral la reducción de puestos de trabajo

stop

El 35% de los más de 320.000 puestos que se han destruido en Catalunya desde 2008 corresponde al sector de la industria

Camil Ros

24 de agosto de 2011 (16:26 CET)

Dos días antes de que el Consejo de Ministros acuerde un nuevo decreto-ley, el sindicato catalán UGT señala la última reforma laboral como la causa principal de la disminución de puestos de trabajo. Además, de los 322.392 empleos que se han destruido en Catalunya, desde que comenzó la crisis en 2008, el 35% corresponde al sector industrial.

El principal motivo reside en el hecho de que la última reforma "ha conducido a más destrucción de empleo, situación de la que se están aprovechando las empresas para hacer despidos con el fin de abaratar costes”, según ha declarado el secretario de Política Sindical de la UGT de Catalunya, Camil Ros.

A lo que ha añadido que “los políticos solo están mirando el déficit y no el mercado de trabajo”. Por ello, el secretario pide a la Generalitat, “políticas de promoción económica e industrial y que vuelvan a crear el consejo de Política Industrial que se ha eliminado con la nueva ley ómnibus”.

Por lo que respecta a las nuevas medidas anticrisis del Gobierno central, Ros ha indicado que la reducción del IVA en la viviendas de nueva construcción "sólo beneficia a los bancos e inmobiliarias". Defiende que estos cambios no repercuten de forma positiva en la ciudadanía que “llega con más dificultad a los créditos de consumo”. La agrupación catalana exige al Estado “que se deje de recortes, de reformas constitucionales y fiscales y que fomente el empleo para que al mismo tiempo la gente pueda consumir”.

Más exportaciones pero menos importación

El sindicato confirma que las exportaciones de materias primas en Catalunya sigue in crescendo. No obstante, insiste en que se han reducido las importaciones, lo que contribuye a que “lleguen menos materias primas y que la producción disminuya”. En ese sentido, “las empresas utilizan la crisis económica para hacer reestructuraciones y reducir las plantillas con el consentimiento del Gobierno” lo que se resume en “más precariedad y más despidos”.

El PIB de Catalunya, por encima del 2%, “debería contribuir a crear más puestos de trabajo”, situación que según Ros no se está dando “por la falta de voluntad por parte de la Generalitat”. Así, “la macroeconomía funciona muy bien para los especuladores pero no para los trabajadores que están cada vez peor”.

Destrucción de empleo en la industria manufacturera


Entre los distintos sectores que forman parte del conjunto de la industria manufacturera, solo tres registran menos del 25% de puestos de trabajo destruidos: la alimentación, los productos farmacéuticos y la industria química.

Por otro lado, la fabricación de productos minerales no metálicos (46%), el textil (39%)y la metalurgia (36%) se encuentran entre las áreas más afectadas por la destrucción de empleo. Una situación que según UGT continuará “con el aumento de Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) durante el segundo semestre del año como consecuencia de la no respuesta por parte de la política catalana”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad