Ucrania moviliza a su ejército ante una intervención rusa

stop

Barack Obama exige a Valdimir Putin que repliegue a sus tropas o se enfrentará a un bloqueo político y económico

Crisis en Ucrania / EFE

02 de marzo de 2014 (11:29 CET)

Rusia ha hecho oídos sordos al ultimátum de Estados Unidos y ha incautado arsenal ucraniano en territorio de Crimea, elevando la tensión política y social en el terreno. El sábado, Moscú recibió el visto bueno del parlamento para intervenir el país y este domingo, las tropas del ejército han dado sus primeros pasos. Lo mismo que el recién estrenado gobierno ucraniano, que ha decidido movilizar a su ejército para combatir ante lo que ya se presupone como una inminente intervención rusa.

El nuevo primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, ha asegurado que el país “está preparado para defenderse” y que si se produjera una agresión, “significaría la guerra y cesarían todas nuestras relaciones”. Mientras, Kiev pone en alerta a sus militares, incluidos a los reservistas, Rusia ha amenazado con recurrir a las armas incautadas en Crimea entre las que se cuentan rifles, pistolas y cargadores, según la agencia Interfax.

La desproporcionada dimensión de uno y otro ejército ha puesto en alerta al resto de países, tanto de Europa como al otro lado del charco. Mientras Ucrania apenas cuenta con 129.950 efectivos (de tierra, marina, fuerzas aéreas, paramilitares y reservistas), la potencia rusa suma más de 845.000 militares.

Intervención en Crimea


La primera línea roja se cruzó el sábado, cuando cerca de 6.000 militares procedentes de Moscú pisaron territorio ucraniano. Lo hicieron a través de Crimea, una comunidad autónoma de badera ucraniana y corazón ruso. Por ello, ciudadanos de esta región agradecían la intervención del país vecino, con el que se sienten más identificados. Además, decidió adelantar dos meses la consulta sobre su independencia de Ucrania.

Los movimientos tácticos y militares no cesaron el sábado. Tampoco lo hicieron los diplomáticos. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y su homólogo Vladimir Putin abordaron durante hora y media la intervención en el gélido país. Una tensa conversación que acabó con una amenaza: EEUU está dispuesta a bloquear política y económicamente a Rusia si no repliega sus tropas de Ucrania.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad