Tsipras presiona a Iglesias para que firme un pacto con el PSOE

stop

Pedro Sánchez pidió al primer ministro portugués que intercediera ante su homólogo griego, que llamó Pablo Iglesias para que apostara por un gobierno de izquierdas en España

Economía Digital

El líder del partido griego Syriza, Alexis Tsipras (derecha), junto a Juan Carlos Monedero (i) y Pablo Iglesias (c), de Podemos
El líder del partido griego Syriza, Alexis Tsipras (derecha), junto a Juan Carlos Monedero (i) y Pablo Iglesias (c), de Podemos

Barcelona, 04 de febrero de 2016 (09:47 CET)

Pedro Sánchez quiere ser presidente del Gobierno y, después de las elecciones del 20D, vio que los resultados le daban una gran oportunidad. Por ello, el candidato socialista ha utilizado los contactos internacionales para conseguir el apoyo de Podemos, pasando por Portugal y Grecia, donde gobiernan las izquierdas.

Sánchez pidió a Antonio Costa, primer ministro portugués, que intermediara para conseguir el apoyo de Podemos a su investidura, y que hablase con el primer ministro griego, Alexis Tsipras, para que se pusiera en contacto con Pablo Iglesias, informa Okdiario.

El Whatsapp de Iglesias

El líder de Podemos informó por Whatsapp a varios miembros de la dirección del partido de que estaba siendo presionado por el primer ministro griego, líder de Syriza, partido que es aliado de Podemos en Europa. "Tsipras me llama por mediación de Costa para explorar posible gobierno de acuerdo en España", decía el mensaje.

Este Whatsapp data del 7 de enero, el mismo día en el que Sánchez se entrevistó en Lisboa con Costa. El líder del PSOE alabó públicamente el pacto de izquierdas que llevó a Costa al gobierno portugués y, según Okdiario, también pidió al primer ministro luso que hablara con Iglesias para pedirle su apoyo a Sánchez.

Las prioridades

Ha pasado casi un mes desde estos movimientos y ha llovido mucho. Después de entrevistarse con el rey, Iglesias apostó por un gobierno de izquierdas presidido por Sánchez y con él mismo de vicepresidente, y ello a pesar de que el PSOE no permitió los cuatro grupos parlamentarios de Podemos. Pero la prioridad del candidato socialista ya no está tan clara. 

A pesar de que siempre ha hablado de un gobierno progresista, las presiones de los líderes territoriales del partido, en especial de la presidenta andaluza, Susana Díaz, así como de históricos como Felipe González, José Luis Corcuera o Joaquín Leguina, le ha hecho moderar su discurso.

En esta nueva ronda de contactos, después de aceptar el reto de intentar formar gobierno, Sánchez ha dicho que están abiertas todas las posibilidades y ha dejado para el final la reunión con Podemos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad