Tres provincias gallegas, entre las más caras de España para repostar

stop

Pontevedra, Ourense y Lugo tienen, junto con Baleares y Guadalajara, los precios más altos de carburantes, mientras que Segovia, Soria y Navarra son las más baratas para llenar el depósito

Pagar el repostaje con tarjeta de crédito también permite tener un importante ahorro en combustible.

en A Coruña, 08 de junio de 2016 (13:59 CET)

A pesar de ser una de las pocas comunidades que tiene una refinería de petróleo en su territorio, Galicia cuenta con el dudoso honor de colocar a tres de sus provincias entre las cinco más caras de todo el país para repostar gasolina.

Un análisis comparativo realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) a partir de los datos de 8.075 gasolineras, revela que Lugo, Ourense y Pontevedra son, junto con Baleares y Guadalajara, los territorios en los que más dinero hay que gastar para llenar el depósito de combustible. Segovia, Soria y Navarra se sitúan en el extremo opuesto.

Impuestos

Esto se debe en gran medida a las diferencias territoriales en la aplicación del Impuesto Especial de Hidrocarburos (IEH) y el nivel de competencia entre las distintas estaciones de servicio de cada provincia. De este modo, las que son parte de comunidades que no aplican el tramo autonómico son, en general, más baratas que las que sí lo hacen, indica la OCU.

Galicia se enmarca en este segundo grupo. Comunidades como Madrid, Aragón, Navarra, Asturias o Extremadura, que también aplican el tramo autonómico, no lo hacen hasta el máximo permitido, fijado en 4,8 céntimos por litro, cosa que sí hacen Andalucía, Baleares, Cataluña, Castilla-La Mancha, Galicia, Murcia y Comunidad Valenciana.

Competencia

Además del nivel de impuestos, la OCU destaca también el nivel de competencia como factor a tener en cuenta. Así, provincias como Navarra, Huesca o Lérida muestran precios medios más bajos que los de otras provincias con una carga impositiva menor por la fuerte implantación de cadenas locales y de gasolineras ligadas a supermercados e hipermercados, lo que se traduce en mayores niveles de competencia y unos precios menores para los consumidores.

Por el contrario, las islas Baleares, donde el mercado está más concentrado entre los grandes distribuidores, destaca muy negativamente como la región de España más cara en media para repostar.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad