Yolanda Díaz y Pablo Iglesias / EFE

Trabajo o Industria: Podemos quiere a Yolanda Díaz de ministra

El acuerdo entre Sánchez e Iglesias abre la puerta de un ministerio a Yolanda Díaz, que ya sonó en la investidura fallida para Industria o Trabajo

Pablo Iglesias, líder de Podemos y amigo personal de Yolanda Díaz desde la niñez, llegó a decir públicamente en un acto en Madrid, antes incluso de las elecciones generales del 28 de abril, que la ferrolana cada vez tenía "más cara de ministra”. A falta de pactar la estructura de Gobierno, que pasará necesariamente por una investidura exitosa de Pedro Sánchez, fuentes internas y del entorno de la formación morada dan por hecho que la diputada, que fuera teniente de alcalde de Ferrol con el socialista Vicente Irisarri, “tiene todas las papeletas” para hacerse con un ministerio.

De forma oficial, Unidas Podemos declina hablar de ministrables. El temor a que se produzcan filtraciones a la prensa que perjudiquen las relaciones con el PSOE, como sucedió en la negociación anterior, hace que ni siquiera realicen valoraciones sobre el acuerdo de gobierno al margen de las declaraciones realizada por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en rueda de prensa. En aquella ocasión, Yolanda Díaz, junto a Pablo Echenique o Ione Belarra se encontraba entre las personas escogidas por Iglesias para formar parte de la comisión negociadora con el Partido Socialista.

Trabajo, la opción favorita de Pablo Iglesias

Distintas voces dentro del partido consultadas por Economía Digital tienen claro ahora que Díaz, abogada de profesión e hija del histórico secretario general de Comisiones Obreras en Galicia y militante del PCE en la clandestinidad, Suso Díaz, llegará al Consejo de Ministros. En la fallida negociación su nombre sonó para ocupar las carteras de Industria, Agricultura y Pesca y Trabajo.

Esta última parece ser la principal apuesta de Unidas Podemos para este  nueva etapa, si bien semeja que su nombramiento no sería agradable ni para la CEOE ni para el IBEX, teniendo en cuenta que, al contrario de lo que ha manifestado la más que probable vicepresidenta económica, Nadia Calviño,la diputada gallega considera imprescindible derogar la Reforma Laboral. Las posibles tensiones con la propia Calviño y con el empresariado son uno de los principales obstáculos para la ferrolana, que también ha apoyado de forma pública en diversas ocasiones las reivindicaciones de los colectivos de jubiladas y formó parte de la Comisión del Pacto de Toledo por las pensiones.

Industria: la lucha por Navantia y Alcoa

El mutismo actual contrasta con la situación vivida hace solo unos meses. Entonces la posibilidad de que Díaz se convirtiera en ministra era pública. Incluso, según apuntan algunas fuentes, llegó a hablarse entonces quién sería su hombre fuerte en un eventual ministerio de Industria: Manolo Lago, economista y actual diputado del Grupo Común da Esquerda en el Parlamento gallego. Para él, apuntan esas voces, “le reservaba una secretaría de Estado”.

El Ministerio de Industria encajaría bien con la actividad de Díaz en los últimos años. Participó en la comisión de investigación abierta en el Congreso sobre la crisis económica y financiera y ejerció de portavoz en proposiciones que afectaban a Navantia o Alcoa, empresas asentadas en Galicia que han atravesado serias dificultades. Coger esta cartera no es tarea sencilla en medio de la crisis industrial que golpea la comunidad gallega y el resto del territorio español por el proceso de descarbonización. Más aún teniendo en cuenta la influencia que ejerce sobre ella las medidas de Transición Ecológica, el departamento de Teresa Ribera. Sin embargo, la promoción de la ferrolana, bien considerada entre los trabajadores, podría servir de impulso a PSOE y Podemos de cara a las elecciones autonómicas que deben celebrarse en 2020 en Galicia y a las que Núñez Feijóo no ha confirmado si se presentará. Además, la actual ministra del ramo, Reyes Maroto, no figura en las quinielas de imprescindibles de Sánchez.

Además de las carteras de Trabajo e Industria, también se especula con que Díaz acabe en el Ministerio de Agricultura y Pesca, si bien esto se debe a unas declaraciones del líder de Podemos Galicia, Antón Gómez-Reino, que en un mitin de la última campaña electoral afirmó que el próximo Ejecutivo debería contar con “un ministro o ministra” de Agricultura y Pesca que fuese gallego. Hasta ahora,el ministro de esta cartera era el socialista andaluz Luis Planas, hombre de perfil europeísta que compitió con Susana Díaz por la presidencia del PSOE andaluz en 2013.

Gesto hacia Izquierda Unida

La buena consideración que tiene Pablo Iglesias hacia Díaz es público. Estaba en la rueda de prensa en la que Sánchez y el líder de Podemos anunciaron el acuerdo junto a Irene Montero, otra de las que suena para ocupar un Ministerio. La amistad se remonta tiempo atrás. De hecho, Iglesias fue asesor de Alternativa Galega de Esquerdas en la campaña de 2012, donde Díaz se presentó junto al histórico nacionalista Xosé Manuel Beiras.

A pesar de que se la ha acusado de trabajar como una diputada más de Podemos, es militante de Esquerda Unida, por lo que su promoción también permitiría a Iglesias hacer un guiño a su compañero de alianza, Alberto Garzón.

Un artículo de C. Díaz Pardo/R.Rodríguez

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad