Touriño reaparece: “La política es incapaz de gobernar los mercados”

stop

El ex presidente de la Xunta culpa a la “especulación” y a un neoliberalismo voraz de la crisis económica y advierte que unas décimas de crecimiento no bastan para hablar de recuperación

Emilio Pérez Touriño durante la presentación | EP

10 de octubre de 2014 (05:58 CET)

Seremos capaces de salir de esta, pero todavía queda mucho que andar. Ese es el mensaje que transmitió ayer el ex presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, que regresó a los focos para presentar su libro, Crise global e crise da política. Unha ollada dende Galicia. Reunió para la ocasión a las altas esferas del PSdeG, con José Ramón Gómez Besteiro, secretario xeral de los socialistas, y el portavoz paramentario José Luis Méndez Romeu, además de otro ex presidente socialista, Fernando González Laxe, entre el público.

Como el título de su libro, Touriño trazó una línea de comunicación entre la economía y la política, culpando al talante especulativo de la primera y a la inacción de la segunda de la larga recesión económica. “La especulación y los reguladores que no regulan" han sido los causantes de la crisis.

La paradoja para el ex presidente de la Xunta radica en que el neoliberalismo haya “resurgido con más fuerza” después de mirarse en el espejo de la recesión. Touriño entiende que es así desde el momento en que los poderes financieros son capaces de maniatar y asfixiar a los gobiernos o cuando la voluntad política se subordina a la lógica económica: “La política está sin capacidad para gobernar los mercados", sentenció el ex líder del PSdeG.

Diagnóstico

La dimisión de la política. El tema transversal que ha recorrido las tesis socialistas durante toda la crisis. El sistema económico genera desigualdades que deben ser corregidas desde la política, pero ante gobiernos pasivos, los mercados se pronuncian con virulencia contra los que menos tienen. "Nos tiene que preocupar mucho a quienes creemos en las políticas públicas como fundamentales para crear igualdad", zanjó Touriño, que pidió a la Unión Europea que “plante cara a la ideología Neoliberal”. “Está en juego la viabilidad del Estado del bienestar”, insistió.

El ex presidente lanzó, pese a todo, un mensaje de optimismo. Considera que los países europeos, en ese marco referencial que es la UE, serán capaces de impulsar “nuevas formas de redistribución y solidaridad” tras una crisis “extraordinaria”, agravada por su larga duración, por la dureza con la que se expresó en las economías desarrolladas y por la falta de un modelo “alternativo” que ejerza de contrapeso, como fue en su momento, el comunismo.

Contra la austeridad

Desde el convencimiento de que "España necesita un nuevo horizonte", el expresidente gallego ha llamado la atención sobre que "los pilares del pacto de la Transición" se están "agrietando" con "un modelo territorial patas arriba, los recortes en el Estado del bienestar y la desigualdad creciente y la desafección" de los ciudadanos hacia la política.

Por ello, ha defendido "poner al día el pacto constitucional". "Y tenemos que ser capaces de abanderar ese cambio tras un nuevo pacto social", ha incidido, sin dejar de hacer hincapié en la necesidad de tener "una estrategia claramente diferente a la austeridad".

Finalmente, ha opinado que también en Galicia "hace falta un cambio de rumbo", pues el país está "en declive". "Tenemos menos producción, menos renta, menos capacidad económica pública y privada y una población más envejecida, con más emigración, con mucho más paro, con más desigualdad y con más deuda", ha enumerado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad