Touriño niega que el bipartito conociese la “inviabilidad” de las cajas

stop

El ex presidente rechaza las afirmaciones de Núñez Feijóo en la comisión de cajas

05 de julio de 2013 (18:21 CET)

El ex presidente de la Xunta Emilio Pérez Touriño ha emitido este viernes un comunicado en el que asegura que ni él mismo ni el conselleiro de Economía durante el bipartito, José Ramón Fernández Antonio, recibieron “información ni notificación alguna” por parte del Banco de España en relación con una supuesta “inviabilidad, insolvencia o delicada situación” de las cajas de ahorro. “Ni por separado ni de alguna otra forma”.

De esta forma respondió Touriño a las afirmaciones que hizo el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en la Comisión de Cajas, donde afirmó que el supervisor le dijo, cuando cogió las riendas del Gobierno gallego que ya “habría trasladado” al bipartito la mala situación de las cajas, pero que sus responsables no le proporcionaron “ni un sólo papel” en el traspaso de poderes.

El ex mandatario socialista ha señalado que "no es cierto" que el Gobierno saliente "no transmitiese información" al entrante. De hecho, ha explicado, en el dossier entregado a la conselleira de Economía entrante, Marta Fernández Currás, "figuraba un informe referido al análisis financiero de las entidades gallegas con dos documentos" sobre la evolución de los recursos propios de las cajas en el segundo semestre de 2008 y los datos básicos de evolución referidos a enero y febrero de 2009.

Sin problemas de solvencia

A mayores, explica Touriño, la última información recibida del Banco de España sobre las cajas gallegas fue obtenida en la reunión, "a petición del Gobierno gallego", del 21 de octubre de 2008. En ésta, apunta, se informó del seguimiento que, por parte del supervisor, se realiza de las cajas gallegas, en particular del seguimiento del Plan Estratégico de Caixa Galicia, "y en ningún caso se señala la existencia de problema alguno de solvencia o inviabilidad de ninguna de las cajas".

Por otra parte, dice Touriño, la revisión de las últimas cuentas de ambas entidades, realizada por el Banco de España durante el bipartito, "son auditorías limpias y sin reparos, en las que los coeficientes de solvencia en ambas entidades se sitúan por encima de los requisitos mínimos exigibles por el Banco de España.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad