Amancio Ortega junto los protagonistas de la boda: su hija Marta y Carlos Torretta | EFE

Todo lo que se sabe de la boda de Marta Ortega

stop

La boda de la hija del fundador de Inditex con Carlos Torretta se celebrará el 17 de noviembre en Anceis y será más discreta que la de Sergio Álvarez

A Coruña, 25 de septiembre de 2018 (04:55 CET)

Marta Ortega enfilará nuevamente en unos meses el camino al altar. El pazo de Anceis, en el concello coruñés de Cambre y propiedad de su padre, el empresario Amancio Ortega, será otra vez el lugar escogido para tan señalada fecha. El 17 de noviembre es el día que tienen fijado la hija del fundador de Inditex y su prometido Carlos Torretta para darse el sí quiero.

Sin embargo, como suele acontecer en todo lo que rodea a la familia Ortega, el hermetismo sobre el resto de detalles es total. Se sabe que la ceremonia consistirá en un acto íntimo con su entorno más cercano, nada que ver con su primer matrimonio con el jinete asturiano Sergio Álvarez –con quien tiene un hijo en común que lleva el nombre de su abuelo, Amancio–, al que acudieron varios cientos de invitados.

El 'flechazo' de Marta

Marta y Carlos, 'Charly' para sus más allegados, acaban de disfrutar de su último verano como solteros. La pareja se prometió el pasado mes de marzo en A Coruña, aunque la noticia de la boda no se conoció hasta dos meses más tarde.

De mayo es también su primera aparición pública. A pesar de que se conocieron en 2016 en la fiesta de cumpleaños de la modelo Eugenia Silva, no se dejaron ver juntos hasta la celebración de un concurso hípico en el Club de Campo de Madrid. Días más tarde ya aireaban su amor por las redes sociales, con Bruce Springsteen como protagonista involuntario.

El vestido de la novia, como suele ser habitual en las bodas, es el secreto mejor guardado. Publicaciones como la revista Hola! llegaron a insinuar la posibilidad de que éste pudiese ser de Valentino, un diseñador por el que Marta siente predilección y a cuyo desfile acudió hace no mucho, ya después de haber celebrado la pedida de mano.

La celebración en el Náutico

Lo que sí ha trascendido, por el revuelo que ha causado en cierto sector de la población de A Coruña, es la fiesta que darán los contrayentes en el Náutico de A Coruña los días previos al enlace.

Los socios de este exclusivo club, que atraviesa por una delicada situación financiera, han decidido en una junta extraordinaria alquilar el edificio que alberga la sede social, en pleno centro de la ciudad y a escasos metros de la residencia de los Ortega, a cambio de una suma de dinero que en ningún caso será inferior a los 25.000 euros por día. Para ello han tenido que modificar los estatutos de la sociedad y establecer un límite de tres días al año.

Aunque no todos están de acuerdo en que un socio pueda cerrar el edificio y privar al resto de asociados de su derecho a acudir al mismo, la gran mayoría reconoce que es una buena medida para sanar la maltrecha economía del club. Lo que ha generado más controversia, incluso dentro de la propia directiva, es la intención de Ortega de cambiar las alfombras que luce en su interior. La felicidad de una hija bien lo vale.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad