Pedro Sánchez, poco después de ganar las elecciones generales /EFE

Todas las medidas económicas de Sánchez que hacen temblar a Europa

Las medidas que Pedro Sánchez prepara para su futuro gobierno prometen más déficit, más impuestos y una Seguridad Social casi en bancarrota

La victoria de Pedro Sánchez en las elecciones generales del 28-A ha abierto la puerta a los socialistas para rematar el trabajo que no pudo hacer en 2018. Tras no poder aprobar los presupuestos por falta de apoyos, el escenario que se abre parece propicio para, esta vez sí, llevar a cabo sus políticas económicas. Y la línea, marcada ya en los "viernes sociales", se ha rebelado como una fábrica de gasto masivo que ya se ha comunicado a Bruselas.

Las primeras consecuencias ya han aflorado, pues el Ministerio de Economía ha enviado a la Comisión Europea documentación con la medidas y sus efectos, y algunos de ellos se han filtrado. El Gobierno prevé un incremento del déficit de la Seguridad Social de 30.000 millones durante los próximos años. Este 2019, se situaría en los 14.000 millones de euros, e iría descendiendo progresivamente hasta 2022, fecha que el PSOE se ha marcado para una supuesta desaparición del déficit de las pensiones.

Los ceros del déficit tienen su origen en el aumento de las pensiones y en el alto paro de España, que han provocado la caída en picado de las reservas durante el último lustro. En 2017, el fondo de reserva de la Seguridad Social se encontraba en algo más de 8.000 millones de euros, una cuarta parte de lo que almacenaba en 2015. 

Por otro lado, Nadia Calviño, ministra de Economía, ya ha anunciado que pedirá a la Unión Europea un margen para aumentar el déficit hasta el 2% del Producto Interior Bruto (PIB), siete décimas por encima del objetivo de los Presupuestos de 2017 de Mariano Rajoy, pero cinco por debajo del dato de 2018, que cerró con un 2,5% de déficit sobre el PIB.

Esta decisión supone incrementar el gasto y la deuda, pues el incremento de los ingresos no es suficiente para cubrir la subida de 8.000 millones en la partida de gastos. Además, es algo que va en contra de lo que Europa considera recomendable.

Las medidas de Sánchez para paliar el gasto

Para intentar regenerar el sistema y reducir la deuda hasta 2022, el ejecutivo de Sánchez ha diseñado un séquito de medidas fiscales, que, acorde con los cálculos del Gobierno, significarán un ingreso de 5.654 millones de euros. Estos preceptos afectarán principalmente las rendas medias y altas. 

Entre ellos se encuentra un incremento de las cotizaciones sociales, gracias a la subida del sueldo mínimo interprofesional y del aumento de las bases máximas de cotización. Estas dos medidas deberían aportar 1.339 millones de euros y 425 millones de euros, respectivamente, al bolsillo del Estado.

Se añaden también otras disposiciones, como el impuesto de sociedades para grandes empresas, con un tipo mínimo del 15%, que prevé recaudar unos 1.776 millones de euros; la subida del IRPF a las rentas altas, el tributo al diésel, la tasa Google sobre las tecnológicas, que prevé engordar 1.200 millones de euros las cifras de Hacienda; y la tasa Tobin sobre las transacciones financieras, que, según el PSOE, aportaría unos 850 millones de euros. 

Un artículo de Anna Pujol

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad