'Tijeretazo' masivo en las cuentas del Gobierno valenciano

stop

RECORTES

Antoni Rubio

El president de la Generalitat, Alberto Fabra, con la Delegada del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Ana Botella
El president de la Generalitat, Alberto Fabra, con la Delegada del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Ana Botella

01 de octubre de 2011 (09:36 CET)

Sanidad, Educación, Justicia, RTVV, empresas públicas… Ningún departamento de la Generalitat Valenciana se salva de los recortes vinculados a la crisis económica. Con una deuda de más de 20.500 millones de euros (19,9% del PIB), el Gobierno valenciano ha afilado los cuchillos y ha empezado a reducir gastos ante el riesgo real de quiebra absoluta. El presidente Alberto Fabra asegura que no tocará las políticas sociales pero, al mismo tiempo, lanza una proclama inquietante: “meteré el tijeretazo donde haga falta”.

El conseller de Hacienda, José Manuel Vela, es el principal brazo ejecutor de los recortes. En privado, Vela se muestra muy crítico con la política de grandes eventos desarrollada por los anteriores ejecutivos de Francisco Camps y ya ha empezado a dinfudir que los Presupuestos autonómicos de 2012 sufrirán un recorte de 1.500 millones de euros. Y no hay vacas sagradas. Los ajustes afectarán a todos los departamentos, incluso, la otrora mimada Ciudad de las Artes y las Ciencias (Cacsa): “Antes vendería el Palau de les Arts que cerrar un hospital”, señala Vela.

Laboratorio aplazado ‘sine die’ y menos vacunas

A pesar de la proclama de no tocar Educación ni Sanidad, estos departamentos no se libran de la tijera de Fabra y Vela. En el primer caso, las oposiciones al profesorado se han reducido drásticamente hasta casi desaparecer y el recorte en el personal docente para el curso 2011-12 oscila entre 400 y 1.200 profesores; en el segundo, el nuevo hospital La Fe será el principal damnificado.

El conseller de Sanidad, Luis Rosado, ya ha anunciado que aplazará las obras pendientes en el nuevo hospital, por lo que el flamante laboratorio previsto para marzo de 2012 y el traslado de la unidad de medicina nuclear y radioterápica se cancelan sine die. Otra medida será la reducción del número de vacunas disponibles en la campaña contra la gripe del próximo invierno, ya que se distribuirán 20.000 dosis menos. Pese a las evidencias, el conseller Rosado insiste: “Los recortes no afectarán ni a las retribuciones del personal, ni a la prestación del servicio”.

A vueltas con los bonos patrióticos

La conselleria de Economía también está en problemas. La primera remesa de bonos patrióticos al 4,75% de interés vence en los próximos meses y la Generalitat no sabe cómo va a devolver los 1.500 millones de euros pendientes. Por ello, está pensando hacer una nueva tanda de bonos –sería la tercera en menos de un año-, con el objetivo de refinanciar la deuda.

Otro gran agujero son las empresas públicas, con deudas millonarias y plantillas sobredimensionadas. Hacienda ya ha decidido amputar 704 puestos de trabajo en estos departamentos, a fuerza de no cubrir vacantes y no sustituir al personal que se jubila, así como suprimir 165 liberados sindicales. El ahorro estimado oscila entre los 31 y los 42 millones. Por su parte, sigue adelante la preparación de un ERE para Radiotelevisió Valenciana (RTVV), con el que se pretende reducir la brutal plantilla de 1.900 trabajadores de Canal 9 y Ràdio 9.

Sin policía para los grandes eventos

El departamento de Justicia, por su parte, ya ha aplicado recortes del 20% en el turno de oficio que le han permitido ahorrar unos 27 millones y que han afectado tanto a abogados como a procuradores. En materia policial, el Ayuntamiento de Valencia adeuda 1,6 millones a los agentes por los servicios extra y ya se especula con que el próximo presupuesto municipal no incluirá ninguna partida para pagar la vigilancia de grandes eventos.

Lo más probable, no obstante, es que no haya mucho evento que vigilar. La alcaldesa Rita Barberá ya ha anunciado una reducción de las carpas falleras y la suspensión de la Mostra de València, así como ha insinuado que el Open de tenis y la hípica podrían correr la misma suerte.

Los mentideros afirman que el conseller Vela querría extender esta medida, incluso, a la Fórmula 1 y las competiciones náuticas, aunque el resto del Consell no lo comparte. Mientras, la falta de liquidez avanza por la Comunitat: desde las universidades, con recortes del 15% del presupuesto y eliminación de vicerrectorados, al deporte, con el Valencia C.F. sin publicidad en la camiseta.

¿Y el ciudadano de a pie? También paga. Además de sufrir los recortes en los servicios, la crisis ha provocado un incremento del 60% en la factura de la recogida de basuras de 1,5 millones de valencianos. Eso sí, en paralelo, 82 directivos del Emtre, la entidad que gestiona las basuras, se han subido el suelo a más de 50.000 euros. Y es que hay algunos que siguen sin aprender cómo hemos llegado hasta aquí.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad