Soria se juega la última carta para que Navantia construya los gaseros

stop

Pide a Gas Natural que se reúna con la dirección del astillero

José Manuel Soria, ministro de Industria, Energía y Turismo

16 de noviembre de 2013 (13:30 CET)

El Gobierno insiste en agotar el diálogo para que los cuatro gaseros que necesitan Repsol y Gas Natural acaben en las plantas de Navantia. La situación es complicada. Los armadores, Knutsen y Elcano, afirmaron ayer que el jugoso contrato ya estaba adjudicado a astilleros asiáticos. En Navantia confiaban que la mediación del Ministerio de Industria, que mantiene desde hace tiempo conversaciones con las empresas, acabase inclinando la balanza para que los buques se construyeran en Ferrol y Cadiz. Pero la filtración de los armadores desmontó la teoría.

Desde este viernes, nada más conocer la noticia, el Gobierno ha redoblado la presión sobre Gas Natural para intentar que reconsideran la decisión o, cuando menos, que empujen a los armadores a una nueva reunión con la dirección del astillero. La Secretaría General de Industria y Pyme, que encabeza Luis Valero, ha solicitado por carta al presidente de Gas Natural, Salvador Gabarró un encuentro la próxima semana para tratar el asunto, según informa El Mundo.

Es una medida de urgencia, con el contrato de los buques navegando hacia tierras asiáticas y con la gestión del astillero público otra vez en entredicho.

Segundo mazazo

Por el momento, en Navantia mantienen como postura oficial que la puja sigue abierta, aferrándose a que las conversaciones entre Industria y Gas Natural cuajen. Pero lo cierto es que la filtración de los armadores sentó muy mal, tanto en el Gobierno como en la dirección del astillero público.

Perder los contratos sería el segundo mazazo en muy poco tiempo para los astilleros del Estado, después de que Bruselas tumbase las ayudas del tax lease en julio y, precisamente, cuando se está realizando un esfuerzo para renovar la confianza de los inversores en el sector.

Pero el problema más urgente es la falta de carga de trabajo que sigue castigando a Ferrol y a Fene, y también a las plantas gaditanas de Navantia, que optaban a construir los buques.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad