Sigue la crisis láctea: Las ayudas del Ministerio marginan a Galicia

stop

Las explotaciones gallegas recibirán 300 euros si percibieron menos de 24,5 céntimos por la leche; en Andalucía las granjas recibirán lo mismo, si ingresaron menos de 31,5 céntimos

Los ganaderos exigen un precio digno por su leche

en A Coruña, 30 de septiembre de 2015 (21:58 CET)

Vuelven a poner el grito en el cielo los sindicatos agrarios. Las ayudas del Ministerio de Agricultura para compensar a las explotaciones que perciben bajos precios por la leche han recibido duras críticas desde Galicia, al entender los productores que marginan a las granjas gallegas. El problema ya no es que las partidas sean un parche para aliviar las urgencias de liquidez de las explotaciones, sino que los criterios favorecen a otros territorios, como Andalucía, y perjudican a la comunidad gallega, una de las más afectadas por los bajos precios.

Así lo han denunciado Sindicato Labrego Galego, Fruga y la Organización de Productores de Leche, que se pronunciaron este miércoles contra el trato "discriminatorio" en relación al resto del Estado. Xabier Gómez e Isabel Vilalba, de Sindicato Labrego Galego, pusieron las cifras sobre la mesa. El Ministerio distingue dos niveles en función de los precios recibidos y de los umbrales de rentabilidad de las granjas típicas calculados en base a los datos de la Rengrati (Red Nacional de Granjas Típicas).

El resultado del cálculo depara que los ganaderos gallegos percibirán ayudas de 300 euros por vaca si cobraron por el kilo de leche entre abril y julio menos de 24,5 céntimos. En el caso de que en los mismos meses ingresasen por debajo de los 27 céntimos, recibirían 110 euros por vaca. Hasta aquí todo bien. El problema es que con los mismos criterios, un ganadero andaluz percibirá los 300 euros a partir de precios inferiores a los 31,5 céntimos, 6 céntimos más que en el caso gallego. Lo mismo sucede con las ayudas de 110 euros, que recibirá si cobró por debajo de los 34 céntimos, 7 más que en Galicia.

Penaliza a la pequeña explotación

Esto es debido, explica Sindicato Labrego Galego, a que se establece el baremo a partir de los costes de producción, para evaluar el benefico bruto de las explotaciones, pero "no se tienen en cuenta las amortizaciones en instalaciones y maquinaria, o las pérdidas patrimoniales en caso de que las hubiera".

Los baremos marcados, que dejarán fuera a centenares de explotaciones en la comunidad, tienen mucho de paradójico, pues el territorio más movilizado y el que percibe un precio más bajo por la leche está en desventaja respecto a otros. En Andalucía, según datos extraídos de Rengrati, el precio medio por la leche fue de 36,5 euros en el primer cuatrimestre, mientras que en Galicia fue de 29,8 céntimos. La caída de precio en el mismo periodo fue de un 3% en Andalucía y de un 9% en Galicia.

Las diferencias también tienen que ver con el tamaño, pues la granja media de Rengrati tiene entre 50 y 60 vacas, mientras que las gallegas tienen una media de 31. De ahí, que los costes de producción sean menores y que se penalicen prácticas que abarantan los gastos fijos, como la alimentación en base a la producción de forrajes. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad