Sevilla dice que la crisis ha cambiado las reglas del juego y apuesta por reformas profundas

stop

DEBATE ECONÓMICO

04 de julio de 2011 (19:44 CET)

“Nos han cambiado las reglas del juego. Hemos pasado del parchís al dominó, que no es ni bueno ni malo, pero nos obliga a mover pieza. No podemos quedarnos quietos viendo la repercusión que tendrá la crisis en nuestro país. Hay que hacer profundas reformas.” ha señalado el ex ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, durante el seminario Crisis y Estado de Bienestar. Nuevas respuestas socialdemócratas, organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Valencia.

Sevilla ha defendido la urgencia de recuperar las señas de identidad de la socialdemocracia, por su capacidad para tomar decisiones “razonadas, razonables, discutidas y acordadas con la mayoría de la sociedad” y ha alertado sobre los movimientos intransigentes e intolerantes, tipo Tea Party, que contaminan el debate político.
El exministro ha señalado que en la actualidad los valores hegemónicos no son de la izquierda y ha reconocido que la socialdemocracia ha cometido el error de creer que la eficacia está reñida con la igualdad. “Ha dejado que el debate emocional contamine el debate político”.

El Estado del Bienestar

Jordi Sevilla se ha mostrado partidario llevar a cabo profundas reformas que requieren acuerdos de Estado. “La política de la confrontación no conduce a anda, sólo al bloqueo de un país, que es como se encuentra el nuestro. Hay bloqueos electorales y políticos que afectan a todos los ámbitos de la sociedad”, ha destacado, y ha citado como ejemplos la dimisión de los tres magistrados del TC por falta de acuerdos para renovarlos, o la continuidad de Carlos Fabra en el poder, tras diez años como imputado, algo que considera absurdo, sea culpable o inocente.

Para el político castellonense, ahora en la empresa privada, “la peor defensa del Estado del Bienestar es no tocar nada”, y por eso ha apostado por una reconversión profunda de la sanidad. “Fue diseñada para tratar a enfermos agudos cuando casi el 70% del gasto sanitario se destina a atender a los enfermos crónicos. No tiene sentido su función actual. Con o sin crisis es un tema que debemos abordar y para ello hay que llegar a acuerdos”, ha resaltado. "Hay argumentos para debatir el co-pago. Algo que nadie quiere pero de lo que todo el mundo habla”, ha recalcado el exministro.

Despido fácil

Sevilla, que ha criticado la supresión del impuesto de patrimonio en el momento actual, en que se han congelado las pensiones, considera que las reglas del juego de la producción tienen que tener una respuesta de un país que quiere que el empleo sea la principal forma de socialización de sus ciudadanos. “Me parece un disparate que en España sea más fácil despedir trabajadores que reducir la jornada laboral para adaptarse a las nuevas circunstancias como hizo Alemania".

El consultor de PwC ha remitido a las fórmulas empleadas en Francia o Dinamarca para financiar las pensiones como introducir un "impuesto adicional al trabajo", el 25% en el caso de francés, de modo que el modelo de financiación sume a la cotización social parte de la riqueza del país y aumenten la solidaridad y la pensión media.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad