Se queda sin película por un botellín de agua

stop

Un espectador que entró con una botella de agua adquirida fuera de los cines del centro comercial Costa Vella, en Ourense, obligó a parar la proyección y a intervenir a los agentes de la Policía Nacional

Centro comercial Ponte Vella, en Ourense.

en A Coruña, 20 de agosto de 2015 (18:53 CET)

Javier Carballo, un ourensano de 39 años que el pasado miércoles acudió en compañía de su hijo a los cines del centro comercial Ponte Vella, se quedó sin ver la película por introducir en las instalaciones un botellín de agua que había adquirido en otro establecimiento.

Según narra el testigo en declaraciones al periódico La Región, después de dar un paseo con su hijo por el centro comercial y comprar una botella en un establecimiento, se dirigieron a la entrada de los cines. "Conocía la norma de Galicine, por la cual te prohíben entrar con bebida del exterior, pero se me olvidó por completo", apunta el afectado.

Película parada

Cuando el trabajador de la empresa le pidió las entradas, le comunicó que tendría que dejar la botella fuera del establecimiento. Él se negó y entró en la sala donde se iba a proyectar una popular película de animación. "Me negué sin ningún tipo de maldad, porque, hasta donde yo sé, es ilegal lo que hacen", razona el afectado.

Fue entonces cuando intervino un guardia de seguridad del centro instando a Carballo a abandonar la sala. Minutos después, ya con la proyección parada, regresó para anunciarle que a las puertas de la estancia había una patrulla de la Policía Nacional. Tras 25 minutos con el film detenido, Javier salió a hablar con los agentes, que le obligaron a tirar la botella. Se quedó así sin agua, pero también sin ver la película, ya que los agentes le pidieron que abandonase las instalaciones. Eso sí, después puso su reclamación, que acompaña a la de media docena de espectadores que se quejaron por la demora en el comienzo de la proyección.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad