Sarkozy recorta distancia a Hollande en los últimos sondeos

stop

Al final de la campaña, las encuestas señalan al candidato socialista como el nuevo presidente de Francia por el 52% de los votos frente al 48% del actual jefe de Gobierno 

El candidato presidencial del partido socialista francés, Francois Hollande

05 de mayo de 2012 (22:09 CET)

A tan sólo un día de las elecciones presidenciales francesas, los sondeos apuntan que el candidato del Partido Socialista, François Hollande, será el nuevo presidente con el 52% de los votos frente al 48% de Nicolas Sarkozy.

El actual jefe de Gobierno ha recortado distancia a su rival y se ha situado a tan sólo cuatro puntos de diferencia, la menor que el sondeo Ifop-Fiducial --realizado sobre una muestra de 1.225 personas entre el 1 y el 4 de mayo-- otorga al candidato conservador respecto al socialista. El pasado 6 de febrero Hollande lograba su mayor ventaja con el 58% de los votos respecto al 42% de Sarkozy.

En busca de apoyos

A pesar de lo que puedan señalar las encuestas, Nicolás Sarkozy ha concentrado sus esfuerzos en obtener apoyos de la ultraderecha francesa aunque sin demasiado éxito. La Líder del Frente Nacional, Marine Le Pen, la gran esperanza de Sarkozy, ha dedicado estos últimos días a consolidar su partido como la primera opción de la derecha.

Por su parte, Hollande ha conseguido el respaldo del candidato centrista François Bayrou. Es la primera vez, desde 1958, que un centrista ha dado su apoyo a un partido de izquierdas con una decisión que parece inclinar finalmente la balanza a favor del socialista.

Últimos discursos

"Este domingo, el resultado está en el filo de la navaja", declaraba este viernes Sarkozy en su mítin final celebrado en Les Sables d'Olonne, al oeste del país.

En su discurso, Sarkozy aprovechó para responder a las críticas recibidas por su reciente giro a la derecha. "Jamás el pueblo francés ha sido tan herido, acosado y manipulado como en las últimas semanas. La mayoría silenciosa no tiene por qué aguantar estos insultos, esta intolerancia y la falta de respeto", añadió.

Hollande dedicó el último día de campaña para pedir el apoyo popular. "Quiero un triunfo amplio. Los franceses deben conceder al ganado los medios para actuar. Por favor, no permitan un candidato renqueante que tenga problemas desde el primer día después de los comicios".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad