Santiago vuelve a liderar los pactos para aprobar presupuestos 

stop

Los votos a favor de Compostela Aberta y BNG dan luz verde a las cuentas, que solo rechazó el Partido Popular 

Martiño Noriega, alcalde de Santiago / EFE

en A Coruña, 18 de febrero de 2017 (16:25 CET)

Santiago volverá a tener presupuestos antes que Ourense, A Coruña, Lugo y Ferrol, las otras plazas donde los equipos de gobierno necesitan el apoyo de otras fuerzas políticas para poder sacar adelante las cuentas. Solo el BNG de Miguel Anxo Fernández Lores había logrado hacerlo hasta ahora, si bien el alcalde tuvo que amenazar con una moción de confianza para vencer la resistencia de la oposición.

En la capital gallega, donde Martiño Noriega cuenta con una oposición casi sistemática del PP de Agustín Hernández, Compostela Aberta recibió el apoyo del BNG y la abstención del PSOE para aprobar los presupuestos en el pleno extraordinario celebrado este sábado. Noriega celebró después el "consenso" alcanzado y lamentó "la soledad del PP, que se desmarca del relato de ciudad que es mayoritario".

Presupuestos expansivos

Compostela Aberta defendió las cuentas, de casi 103 millones, como "expansivas", al incrementarse un 3,6% respecto al año anterior y ser el presupuesto más elevado desde el año 2010. La edil de Facenda, María Rozas, defendió que esto ha sido posible gracias a la "captación de fondos ajenos" a lo largo del pasado año, que han aumentado "un 60%".

A las líneas sociales y de mantenimiento, se "suman" este curso las prioridades de "las políticas culturales y medio ambiente", una de las "apuestas" del ayuntamiento en las "inversiones" para este año que permiten "poner el foco en las personas, el medio ambiente, el mantenimiento y el equilibrio entre barrios.

Las cifras clave

Rozas ha defendido varios puntos fundamentales de las cuentas, entre los que están:

Una subida de "un 14%" en el apartado de ayudas al servicio en el hogar y el programa de "emergencia social". Esta última permite destinar pisos sin uso a vivienda para personas necesitadas.

Un 10% más al área de medio ambiente

Un 14% más de presupuesto para el departamento de cultura, con una reducción del 36% de las subvenciones a dedo

Un gran contrato de mantenimiento de 1,2 millones para inversiones en la red vial "para suplir el déficit del último mandato", criticó Rozas.

Partidas destinadas a obras en Castrón Douro y Batalla de Clavijo, a la accesibilidad en la calle Triacastela y a la reparación de edificios educativos. En conjunto, más de 1,5 millones.

Por primera vez, las cuentas incorporan una dotación de 1,1 millones de presupuestos participativos, es decir, una partida negociada con la ciudadanía

Las críticas del PP

Agustín Hernández, que como es tradicional acusó de "sectarismo" a Compostela Aberta, detectó que en las cuentas se produce una "reducción de 900.000 euros" en "servicios públicos básicos" respecto a los datos de 2015, baja las inversiones y el apoyo a los "sectores productivos" de la ciudad, al tiempo que "aumenta la externalización" de servicios.

Dedicó buena parte de su intervención a denunciar la "discriminación" hacia el PP, al no contar con el grupo popular para la elaboración de las cuentas. "Deja bien claro cuál es su consideración de la democracia", espetó a Noriega el ex alcalde Agustín Hernández.

El PSOE, contento

Por su parte, el portavoz del grupo socialista, Paco Reyes, ha señalado que el PSOE santiagués ha apoyado los presupuestos con su abstención "positiva" gracias a la incorporación de "20 propuestas" durante un proceso negociador "diferente" al pasado, ya que "en esta ocasión fue el correcto, tanto funcional como formalmente".

"Los de hoy son mejores que los de 2016, abordan cuestiones importantes para mejorar la calidad de vida de los vecinos. Quedan cosas por hacer, por eso nos abstenemos", ha manifestado en su intervención Reyes, quien ha defendido que estos presupuestos tienen "una impronta socialista".

El BNG, responsable

Finalmente, el Bloque santiagués ha apoyado con su voto las cuentas municipales del grupo de gobierno pese a que "no es el presupuesto que haría el BNG". "Nunca pretendimos que lo fuese", ha puntualizado su portavoz, Rubén Cela, que ha recordado que la elaboración de las cuentas es "competencia exclusiva de quien gobierna" y que la tarea de los grupos de la oposición es "mejorarlo y hacerlo más y mejor", así como "fiscalizar" su ejecución.

Así, ha celebrado que Santiago, con la aprobación de las cuentas, no tenga que pasar por las experiencias de tener que "prolongar" los presupuestos del pasado año o ligar su aprobación a una "cuestión de confianza", algo que supondría un "desgaste" para la institución y, por extensión, la propia capital gallega.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad