Sánchez insinúa que su prioridad es un tripartito con Podemos y Ciudadanos

stop

El líder socialista apuesta por lograr un acuerdo con "las fuerzas del cambio"

Pedro Sánchez, secretario general del PSOE

Barcelona, 02 de febrero de 2016 (21:10 CET)

No ha citado sus nombres, pero Pedro Sánchez ha insinuado que su prioridad es conseguir formar un gobierno tripartito con Podemos y Ciudadanos. El líder del PSOE ha usado un término genérico, "las fuerzas del cambio".

Y no ha ocultado que ese acuerdo es muy difícil, pero ha prometido que se entregará en cuerpo y alma para conseguir reconciliar a Albert Rivera y Pablo Iglesias y "eliminar frentismos por el bien común".

"Voy en serio"

"Voy en serio", ha subrayado el secretario general de los socialistas, quien es muy consciente de las dificultades que entrañan esas negociaciones. Tanto Iglesias como Rivera se han mostrado a favor de cerrar algún acuerdo puntual, pero han rechazado de plano la posibilidad de gobernar juntos.

Sánchez se da un mes para alcanzar un pacto que le permita someterse a la sesión de investidura después de que el rey, tras cerrar la segunda ronda de contactos con los líderes políticos, le haya encargado formar gobierno.

Conciliar a Rivera e Iglesias

El dirigente del PSOE se propone buscar consensos en materia de empleo, de desigualdad, de corrupción y respecto a la situación de Cataluña. Aún no ha hablado de equipos ni de cargos y ni siquiera ha hecho públicos los nombres de negociadores por parte de su formación.

Si Sánchez no logra conciliar a Rivera e Iglesias, tendrá una segunda opción también muy compleja. Podría pactar con Podemos, tal y como ya ha ofrecido Iglesias, pero necesitaría al apoyo, como mínimo la abstención en la investidura, del independentismo catalán, lo  que le traería problemas con los barones más conservadores del PSOE.

Rajoy, a la espera

Puede que Sánchez tampoco cierre ese segundo pacto. Eso es lo que está esperando Mariano Rajoy, quien ya ha anunciado que no tira la toalla y que quiere presidir un gobierno de moderación con el apoyo del PSOE y de Ciudadanos.

Si llegados a ese punto, tampoco se produce un pacto que permita la formación de gobierno, se repetirán las elecciones. El plazo empezará a contar desde la votación de la investidura. Si pasan dos meses desde esa fecha y España no tiene presidente, los comicios se repetirán de forma automática.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad