Pedro Sánchez, cuyo gobierno insiste en negar el desabastecimiento de material médico por el coronavirus / EFE

Sánchez anuncia los peores días del virus sin proponer nuevas medidas

El presidente del Gobierno trata de concienciar a la ciudadanía para un confinamiento largo y admite “un golpe económico sin precedentes”

Casi a modo de terapia colectiva, Pedro Sánchez compareció una semana después de decretar el estado de alarma para pedir a los españoles que perseveren en el aislamiento y que se preparen para los peores momentos de la pandemia. “Estamos en un momento muy crítico y van a llegar días muy duros, para los cuales nos tenemos que preparar desde el punto de vista psicológico, emocional”, dijo el presidente del Gobierno.

Sánchez no precisó cuándo estima el Ejecutivo que llegará el pico de contagios, pero sí que aludió a la necesidad de llegar “muy fuertes” a finales de la próxima semana. “Todavía debemos recibir el impacto de la ola más dura que pondrá a prueba todas nuestras capacidades morales", insistió.

Sin entrar en la refriega política y sin proponer medida adicional alguna durante la hora de comparecencia, el líder socialista sí que combatió algunas de las críticas que está recibiendo el Gobierno por la gestión de la crisis sanitaria.

Argumentó que han adoptado “las medidas más duras de Europa”, frente a quienes piden un confinamiento más estricto o incluso parar las actividades productivas no esenciales. “¿Se refieren a que prohibamos a los ciudadanos bajar a comprar el pan?, ¿Se refieren a que impidamos a una madre salir a pasear con su hijo autista?”, se preguntó Sánchez, que puso como ejemplo que Italia acababa de prohibir el traslado de sus ciudadanos a una segunda residencia, algo que en España está prohibido desde hace una semana.

El confinamiento va para largo

El Gobierno cree que los españoles están cumpliendo con las medidas de confinamiento, como muestran los datos de consumo de energía o los desplazamientos, lo que refuerza su postura de no endurecerlas. Sin embargo, Sánchez dio a entender que el confinamiento se alargará durante varias semanas. “Necesitamos ganar tiempo”, llegó a proclamar durante su intervención.

“Cuando veamos la luz al final del túnel y planteemos medidas de desescalada, es importante que tengamos instrumentos y herramientas que, cuando comencemos a recuperar nuestro día a día, nos mantengan protegidos ante el coronavirus”, dijo Sánchez, aludiendo a la necesidad de fabricar mascarillas, de adoptar medidas laborales de prevención o dotarse de suficientes PCR.

Una de las claves que maneja el presidente es que cuando ponga fin a las medidas de aislamiento, el blindaje sea los suficientemente sólido como para evitar un rebrote.

Sánchez: "Asumo toda la responsabilidad"

El líder del Ejecutivo admitió que España es, junto a Italia, uno de los países más afectados, aunque no acertó a explicar por qué.  “Estamos tratando de anticiparnos a los nuevos problemas y responderemos a ellos con contundencia y con la mayor celeridad posible”, aseguró Sánchez, quien insistió en que la estrategia que está siguiendo el Gobierno está avalada por la OMS y por la comunidad científica.

El presidente del Gobierno asumió toda la responsabilidad de la gestión desde los primeros meses del año, cuando no se tomaron medidas, hasta que finalice la crisis. "Primeros de marzo, abril, mayo, junio, agosto, septiembre... Hasta que encontremos la vacuna. Soy el presidente del Gobierno de España y asumo toda la responsabilidad", sentenció.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad