S&P insta a España a analizar sus inversiones en líneas de AVE

stop

Critica que el desarrollo de estas infraestructuras ha dependido siempre del Gobierno de turno y no de una estrategia y planificación a largo plazo

S&P critica la falta de un plan de infraestructuras a largo plazo

en A Coruña, 14 de febrero de 2016 (13:19 CET)

La agencia de calificación Standard & Poor's (S&P) cree que España debe analizar la "viabilidad y la rentabilidad" de construir más kilómetros de líneas de ferrocarril de Alta Velocidad, dado que ya cuenta con la segunda mayor red AVE del mundo después de la de China.

En un informe sobre el efecto que la actual coyuntura de incertidumbre política puede tener sobre el sector de las infraestructuras en España, S&P considera un "problema" el hecho de que España carezca de estrategia o definición alguna a futuro en materia de infraestructuras.

Plan de infreaestructuras

En este sentido, la agencia de calificación denuncia que los sucesivos planes de infraestructuras de España han estado siempre influenciados por el Gobierno de turno y "no por una estrategia y panificación a largo plazo que trascienda a una Legislatura". Por ello, la firma considera que España debería diseñar un plan de infraestructuras a largo plazo, "consensuado entre todos los agentes del sector" y con una proyección más allá de los cuatro años de Gobierno".

La firma reclama además que esta planificación cuente con el aval de profesionales técnicos y no sólo políticos, con el fin de evitar los casos de dotaciones en desuso o en quiebra como algunas de las construidas en los años anteriores a la crisis, entre los que cita los aeropuertos de Ciudad Real o Castellón, las autopistas radiales, el AVE bajo los Pirineos o la Ciudad de la Justicia de Madrid.

Inversión garantizada

S&P reconoce que España cuenta ya con una buena dotación de infraestructuras como carreteras y ferrocarriles, pero asegura que es preciso "prestar atención" a sectores como el de las dotaciones relacionadas con el agua.

En su informe, la agencia descarta por contra que el actual escenario político vaya a afectar al sector de las infraestructuras a corto plazo, dado que la inversión para 2016 está ya aprobada y la "solidez" de las instituciones españolas para ejecutarla en ausencia temporal de Ejecutivo. Además, considera que el Gobierno que eventualmente se forme tendrá una limitado margen para introducir modificaciones en dicho presupuesto.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad