Rubalcaba asegura que el PSOE derogará la nueva reforma laboral

stop

ACTO DEL PSC

01 de diciembre de 2013 (13:49 CET)

“Estamos mucho más cerca de un trabajador polaco, mucho más cerca, que de un explotador que haya nacido a 200 metros”.

Esa expresión la ha pronunciado Alfredo Pérez Rubalcaba este domingo, en el pabellón de Vall d’Hebrón, en Barcelona, junto al líder del PSC, Pere Navarro. Pero hace meses que se escucha en muchas agrupaciones locales socialistas en Catalunya. Es el mensaje que el PSC quería recuperar, y que ahora se ha decidido a utilizar, en un claro giro hacia posiciones de izquierda, y al comprobar que sus bases sociales no entendían el apoyo a las tesis de partidos como CiU o ERC sobre el derecho a decidir.

Orgullo socialista

Rubalcaba y Navarro han querido recuperar el “orgullo” de los socialistas, ponerlos en pie, al criticar la obra de gobierno del PP y de CiU, al entender que los menos favorecidos “están perdiendo derechos”, y que las reformas de los dos gobiernos han recaído “sobre los que menos tienen”.

Por ello, el líder del PSOE, en un acto organizado por el PSC, que trata de recuperar el brío perdido, ha atacado el proyecto del Gobierno del PP de iniciar una “segunda reforma laboral”, como anunció el ministro de Economía, Luis de Guindos, este sábado en los encuentros empresariales de S’Agaró. “El PSOE derogará esa nueva reforma laboral”, ha asegurado Rubalcaba, recordando que la que ya está vigente “ha dejado a cuatro millones de trabajadores sin convenio colectivo”.

Electorado perdido

Los socialistas tratan de conectar con el electorado perdido. Y, como aseguró Rubalcaba en la conferencia política del PSOE, con su frase “el PSOE ha vuelto”, quien quiere volver ahora es el PSC. Y lo hace con el apoyo del PSOE. La dirección de los socialistas catalanes han interiorizado que la marca es conjunta, que sin un referente en España, no tendrán futuro en Catalunya. Hay otras interpretaciones posibles, pero el PSC de Pere Navarro quiere “volver” a la centralidad en la política catalana con el PSOE.

Rubalcaba ha vuelto a elaborar un discurso emotivo, haciendo referencia a los colectivos más perjudicados por la crisis. Pero ha querido exhibir el orgullo del trabajo realizado durante tres décadas por el socialismo español y catalán.

Y, como Navarro, Rubalcaba ha pedido “celebrar y ensalzar” la Constitución, de cara al próximo 6 de diciembre. “La Constitución se hizo entre todos, pero nosotros trabajamos como los que más por ella, y por defender Catalunya”, ha asegurado, sin olvidar que el PSOE y el PSC apuestan por una reforma de la Carta Magna que convierta España en un estado federal.

Rechazo a la flexibilización


El enganche del socialismo ahora es la nueva reforma laboral que prepara el PP, “con una mayor flexibilización, que quiere decir bajar los salarios más bajos, pero no los de los ejecutivos de las empresa del IBEX”, ha afirmado Rubalcaba.
Y Navarro ha iniciado un nuevo giro que implica que los socialistas catalanes quieren quitarse todos los complejos, a pesar de que asumen que corren un riesgo, el de que quedar marginados en la política catalana. Pero confían en que pueda pasar todo lo contrario.

Por ello, el líder del PSC ha reclamado el apoyo “de los votantes de ICV” para defender el federalismo, lejos de las tesis independentistas. Y también ha criticado a Ciutadans por su indefinición ideológica. Esos dos, precisamente, son los flancos por los que el PSC pierde apoyo, y Navarro está dispuesto a luchar en esos dos terrenos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad