El Ayuntamiento de Girona rompió relaciones con la Casa del Rey y ahora no le cede locales para la entrega de los premios de la Fundación Princesa de Girona. /EFE/Ballesteros

Felipe VI: Cataluña no puede volver al “empobrecimiento moral y económico”

stop

El rey Felipe VI pide a los diputados elegidos el 21-D que afronten los problemas de todos los catalanes desde la convivencia

Economía Digital

El Ayuntamiento de Girona rompió relaciones con la Casa del Rey y ahora no le cede locales para la entrega de los premios de la Fundación Princesa de Girona. /EFE/Ballesteros

Barcelona, 24 de diciembre de 2017 (21:15 CET)

Recuperar la convivencia y los “valores que han caracterizado” a Cataluña debe ser la misión de los líderes salidos de las elecciones del 21 de diciembre pasado. Así lo expresó el rey Felipe VI en su tradicional discurso de Nochebuena, centrado en los retos de España de cara a 2018 y, como no, en la situación catalana.

El monarca espera que Cataluña recupere el liderazgo que solía ejercer, como motor de España, en contraposición a los perjuicios económicos ocasionados por el desafío secesionista, que ha provocado ya la huida de más de 3.000 empresas, entre ellas los bancos y las grandes cotizadas catalanas.

Después del contundente discurso del rey tras el referéndum del 1 de octubre, en el que cerró filas con el Gobierno, se esperaba con expectación su discurso navideño. Un Felipe VI más conciliador, esta vez prefirió mirar hacia adelante y hablar del futuro de Cataluña y España antes que volver a insistir en lo ocurrido en los últimos meses. Eso sí, hizo referencia a la necesidad de respetar la Constitución y las leyes para que la convivencia no se deteriore.

El rey pide a los políticos catalanes que respeten la pluralidad y gobiernen pensando en el bien común

Hablando abiertamente de Cataluña, dijo que los representantes salidos del 21-D “ahora deben afrontar los problemas que afectan a todos los catalanes, respetando la pluralidad y pensando con responsabilidad en el bien común de todos”. “El camino no puede llevar de nuevo al enfrentamiento o a la exclusión, que solo generan discordia, incertidumbre, desánimo y empobrecimiento moral, cívico y económico”, agregó.

Cataluña debe avanzar hacia la “convivencia”, continuó el rey, en una sociedad catalana “diversa y plural” que debe recuperar “la serenidad, la estabilidad y el respeto mutuo, de manera que las ideas no distancien a las familias y los amigos”.

También tiene camino por recorrer en lo económico, para que “renazca la confianza, el prestigio y la mejor imagen de Cataluña”, y así “se afirmen los valores que la han caracterizado siempre y le han dado los mejores momentos de su historia: su capacidad de liderazgo y de esfuerzo, su espíritu creativo y vocación de apertura, su voluntad de compromiso, y su sentido de la responsabilidad”.

El rey: “Cualquier ciudadano puede defender, libre y democráticamente, sus ideas, pero no imponerlas”

Felipe VI empezó su discurso loando “el compromiso muy sentido, firme y sincero de los españoles con la España democrática que juntos hemos construido” y que es “parte esencial de una Unión Europea”. La bandera de la UE estaba junto a la española en la escenografía que acompañaba al monarca en su tradicional mensaje de Nochebuena.

“La historia de la España que juntos hemos construido es la historia de un gran triunfo de todos los españoles. Una España a la que no debemos renunciar, que debe ilusionar y motivarnos”, prosiguió. “España es hoy una democracia madura, donde cualquier ciudadano puede pensar, defender y contrastar, libre y democráticamente, sus opiniones y sus ideas; pero no imponer las ideas propias frente a los derechos de los demás”, añadió, como otra alusión a los líderes independentistas.

Pero no solo habló de Cataluña. Felipe VI tuvo palabras para recordar otros problemas que afectan a la sociedad española, como las diferencias sociales provocadas por la crisis, el terrorismo yihadista que en verano atacó Barcelona y Cambrils (Tarragona), la corrupción y la violencia machista.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad