Un ciclista en la Praza Maior de Ourense

Restricciones en las ciudades gallegas: ¿Qué se puede hacer y qué no?

La Xunta cierra perimetralmente las siete grandes ciudades gallegas y prohíbe reuniones sociales entre no convivientes para frenar el Covid-19

La Xunta ha puesto en marcha una nueva batería de medidas este viernes para hacer frente a la expansión del coronavirus. El Ejecutivo gallego ha acordado, entre otras cosas, el cierre perimetral de las siete grandes ciudades gallegas (A Coruña, Ferrol, Santiago, Lugo, Ourense, Pontevedra y Vigo) y la prohibición de celebrar reuniones entre personas no convivientes.

De esta forma, los residentes en cualquiera de estas ciudades tan solo podrán salir de sus términos municipales bajo justificación laboral, educativa o sanitaria. Es decir, solo podrán salir del concello para ir a trabajar, a un centro educativo o por una cuestión médica, así como por necesidades como el cuidado de menores, personas vulnerables, personas mayores o la realización de trámites judiciales, administrativos y bancarios.

Estas mismas razones son las que podrán alegar residentes en otros concellos que necesiten entrar en alguna de las siete grandes ciudades gallegas. De no contar con este tipo de justificación, las fuerzas de seguridad se reservan la posibilidad de poder aplicar multas.

Prohibido reunirse con no convivientes

Estas medidas aplicadas por la Xunta ya se vienen aplicando desde hace tres semanas en Ourense, Verín, Oímbra o Barbadás y ahora se extienden por el resto de las grandes ciudades gallegas, así como por concellos como Fene, Narón, Neda, Teo, Ames, Vimianzo, Poio y Marín, en donde a partir de ahora tampoco se podrán celebrar reuniones entre no convivientes.

Se trata de una restricción que ya está en vigor desde la semana pasada en Santiago de Compostela y O Milladoiro, de modo que tan solo se podrá compartir mesa en cafeterías, bares o restaurantes si se puede acreditar que ambas personas conviven en un mismo domicilio. Además, a la espera de la publicación del Diario Oficial de Galicia (DOG), que entrará en vigor a las 15.00 horas, los establecimientos de ocio y restauración verán, previsiblemente, limitado su aforo hasta el 50%, tal y como ha ocurrido en las localidades compostelanas.

Todas estas medidas tienen una duración mínima de cinco días. Será el martes cuando, tras la reunión del comité clínico de expertos que asesoran a la Xunta, se tomará la decisión de mantener, ampliar o eliminar estas restricciones, siempre en función de la evolución de la situación epidemiológica en Galicia, que este viernes ha vuelto a marcar un récord de casos activos (8.363).

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad