Reganosa abre la veda al gas de 'fracking'

stop

Los ecologistas denuncian que la terminal gasera de Mugardos será el destino del primer metanero cargado con este tipo de combustible, cuya peligrosidad e impacto ambiental está todavía cuestionado

Protestas durante la entrada de un gasero a Reganosa

en A Coruña, 21 de julio de 2016 (20:46 CET)

Los colectivos ecologistas llevan semanas siguiendo al metanero 'Sestao Knusten', un buque que porta 135.000 metros cúbicos de gas de esquisto –también conocido como fracking– de Estados Unidos, y que desde hace unos días estaba dando vueltas por el Cantábrico a la espera de alguien que comprase su carga.

Finalmente el barco, que partió del Golfo de México el 1 de julio, se dirige hacia las instalaciones de Reganosa en el puerto de Ferrol. Su llegada a la planta de Mugardos está prevista para la madrugada de este viernes, 22 de julio, un evento que, como señalan los ecologistas, "esta cargado de simbolismo, en la medida en que representa la señal de salida para la importación masiva de gas desde el otro lado del Atlántico".

Contra el Acuerdo de París

Según denuncian Ecologistas en Acción, Amigos da Terra, ADEGA y otras organizaciones, este camino que ahora comienza con la llegada del 'Sestao Knutsen', "impedirá ciertamente el cumplimiento de los objetivos climáticos europeos, ya escasos e insuficientes, además de que se mueve en la dirección opuesta al espíritu del Acuerdo de París".

Además, apuntan, el gas se almacenará en una planta, la de Reganosa, "que cuenta con la oposición vecinal desde el inicio del procedimiento" y que ha sido declarada ilegal por dos sentencias del Supremo, a pesar de que el Gobierno en funciones le acabe de renovar los permisos tras eximirla de la declaración de impacto ambiental.

No será el último

Con todo, la "mayor y más inminente amenaza de la entrada del fracking en el Estado español y en Europa en general", señalan, son las importaciones estadounidenses de este combustible en forma de gas natural licuado (GNL).

Al calor de las negociaciones del Acuerdo de Comercio e Inversiones Transatlántico (TTIP) con EEUU, el país americano levantó a finales de 2015 una prohibición establecida en 1975 para exportar gas. En febrero de 2016, Estados Unidos exportaron a Brasil el primer embarque internacional de gas de esquisto como GNL, pero, como advierten "Europa es uno de los claros futuros destinos de estas remesas".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad