Reducir la duración del subsidio de paro apenas fomentaría el empleo

stop

LA EFICIENCIA DE LAS POLÍTICAS PASIVAS

Cola en una oficina del Inem

en Barcelona, 17 de febrero de 2015 (12:01 CET)

Reducir el subsidio de desempleo para animar a los parados a aceptar las ofertas de trabajo no tiene los efectos positivos que podría pensarse desde una perspectiva liberal y de dinamización del mercado de trabajo.

Un estudio de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), elaborado por José Ignacio García Pérez y Yolanda Rebollo, concluye que los efectos de una medida de ese tipo sobre la tasa media de ocupación serían "muy modestos".

Menos tiempo en paro

En opinión de ambos, los efectos positivos y negativos tienden a anularse entre sí, resultando un efecto neto positivo pero muy reducido. Entre las consecuencias positivas, destacan que acortar la prestación tiende a acelerar la salida del desempleo porque los trabajadores pasan a tener más incentivos para aceptar cualquier oferta de trabajo que les llegue.

Este hecho, a su juicio, afecta a la duración posterior de empleo y paro de dos formas distintas. Una de ellas es positiva, al reducirse la duración media de los "episodios" de desempleo, disminuye el ritmo de deterioro del capital humano de los trabajadores y se mitiga el llamado "efecto estigma" que tiende a reducir las oportunidades laborales de aquellos trabajadores que han sufrido episodios prolongados de paro. Esta situación aumentaría la tasa media de ocupación en el futuro.

Pero con empleos de menos duración

En cambio, el segundo efecto es negativo, ya que al reducirse el periodo de tiempo que los trabajadores pueden dedicar a buscar una buena oferta bajan también las probabilidades de que encuentren puestos de trabajo más acordes con sus cualificaciones y preferencias, por lo que se generan "emparejamientos de peor calidad media que tienden a tener una duración menor".

El estudio señala que reducir a la mitad la duración de las prestaciones por desempleo en España aumentaría la tasa media de ocupación de los trabajadores --calculada sobre un período de cinco años-- sólo en torno a un 3%. Ante esta afirmación, el informe subraya que esta posibilidad "no parece especialmente prometedora para combatir el desempleo".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad