Rajoy se centrará en el empleo y tocará la política energética

stop

REACCIONES

Rajoy comparece tras el anuncio del adelanto electoral

29 de julio de 2011 (18:08 CET)

El presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, ha considerado que el adelanto de las elecciones generales al 20 de noviembre es una buena noticia ya que la composición de un nuevo Gobierno es, a su juicio, "absolutamente" imprescindible y necesaria para recuperar la confianza "fuera y dentro" de España y salir de la grave situación económica en la que se encuentra el país.

En rueda de prensa celebrada en la sede central de su partido, Rajoy ha enfatizado que el anticipo de los comicios es "una buena noticia" porque "es lo que quería la mayoría de los españoles".

A pesar de que el futuro "no es fácil", ha expresado sus esperanzas en que el país va a "salir adelante" y ha llamado a apoyar el proyecto nacional que encabeza su partido basado en una "recuperación económica, social e institucional". "Es una apuesta por la unión, la concordia y el futuro", ha agregado.

En todo caso, el líder de los 'populares' ha asegurado no tener "ninguna intención de hacer recortes sociales" si los españoles le dan su confianza en la próxima cita electoral y ha apostado por reducir "selectiva" e "inteligentemente" el gasto. Se trata, en su opinión, de demostrar que el país es "una gran nación" que cuenta con "gente muy capaz" y que necesita un Gobierno que ofrezca "seguridad, confianza y fiabilidad".

El presidente del principal grupo de la oposición también se ha mostrado partidario de que los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2012 deberían aprobarse "cuanto antes" y que "lo mejor" sería que fueran presentados el 30 de septiembre para ser aprobados antes del 31 de diciembre del presente ejercicio. "No va a ser posible pero a mí me hubiera gustado que entraran en vigor el 1 de enero del próximo año", ha precisado.

Tras hacer hincapié en la importancia de crear empleo y bajar la prima de riesgo, ha remarcado que la degradación de la calificación de solvencia de seis comunidades autónomas anunciada por la agencia Moody's "no es una buena noticia para España".

Deuda de las CCAA


Dicho esto, ha denunciado que el Gobierno socialista ha pasado de mostrar una actitud de "relajo total" con las comunidades a otra basada en el "cerrazón total" y ha abogado por no permitir el endeudamiento y fomentar un equilibrio presupuestario, la reducción del gasto corriente y aprobar un techo de gasto para todos los territorios.

El jefe de la oposición ha alegado que el Gobierno del Partido Popular aprobó la Ley de Estabilidad Presupuestaria que imponía el "déficit cero" pero que los socialistas permitieron incrementar el déficit público cuando llegaron al poder. En este sentido, se ha comprometido a aplazar a 10 años la devolución de los anticipos a cuenta que deben realizar las comunidades ya que ello no influye en el déficit público y puede ayudar a resolver los problemas de tesorería y liquidez.

"Han pasado del relajo total a la cerrazón total y en la vida la virtud suele estar en el término medio", ha indicado Rajoy, quien ha insistido en que su partido garantizará el equilibrio presupuestario por "lealtad institucional". "Cuando alguien crea un problema, debe intentar ayudar a resolverlo", ha añadido.

Respecto al Fondo de Competitividad, ha recordado que es un asunto recogido en la Ley de Financiación Autonómica pero ha reconocido que su redacción es "discutible" y "opinable", por lo que ha apostado por estudiar con "celeridad" el estado de los ingresos del Estado.

Rajoy, que piensa que "éste ha sido un año perdido", se debe fomentar la colaboración entre el Estado y las comunidades autónomas para que todos los entes estén concienciados en crear empleo. Al ser preguntado al término de su comparecencia si estaría dispuesto a crear un Ministerio de Turismo, ha mostrado su intención de reunirse con los empresarios de este sector "prioritario" porque "la marca España vende mucho", aunque ha eludido desvelar si crearía este departamento.

Gobernará dese el centro


El presidente de los 'populares' considera una "buena noticia" el adelanto electoral anunciado por José Luis Rodríguez Zapatero "porque es lo que querían mayoría de los españoles" y ha pedido a los ciudadanos su confianza para gobernar "desde el centro" y con un Ejecutivo "solvente y previsible", aunque ha reconocido que la tarea será "difícil" dados los problemas a los que se enfrenta el país.

Rajoy, que ha comparecido en rueda de prensa en la sede de los 'populares' en la calle Génova tras el anuncio de Zapatero, ha rechazado hacer balance de la legislatura o criticar la gestión del Gobierno socialista y ha optado por "hablar del futuro" para ofrecer el PP a los ciudadanos para protagonizar el "ansiado" cambio en España "con determinación e ilusión".

Tarea muy difícil


"Tengo que decir a todos los españoles que soy consciente de que el Gobierno que salga de las elecciones tendrá una tarea muy difícil porque España tiene muchos problemas, pero ese Gobierno contará con un horizonte de tiempo para llevar a cabo un mandato claro y renovado y contará con la confianza de los españoles --ha explicado--. Eso es ya una muy notable mejora respecto a la situación de hoy".

En este contexto, ha insistido en su voluntad de liderar el próximo Gobierno de España y ha desvelado que, para ello, estará "encantado" de debatir durante la campaña con el candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, a quien no ha querido valorar. "A mi me encanta debatir, he debatido muchas veces a lo largo de mi vida. Es algo que resolverán los directores de campaña pero yo lo haré encantado", ha garantizado el líder 'popular' preguntado por la posibilidad de celebrar algún 'cara a cara' con Rubalcaba.

Según ha detallado, el cambio que ofrece el PP significa una recuperación económica, social y política del país que suponga afrontar la crisis, superarla y crear empleo y para ello trabajará "con más ahínco aún si cabe". Además, ha insistido en que su partido pedirá su confianza a los ciudadanos para un mandato "claro y reformista".

El PP aprobará su programa electoral, que Rajoy ha definido como un programa "para el cambio", en una Convención Nacional que celebrará los días 7, 8 y 9 de octubre en Málaga y antes se reunirá en cuatro foros sobre diversos temas a los que invitará a "una representación de los españoles más allá de los partidos".

El primero de estos encuentros tendrá lugar los días 9 y 10 de septiembre en Canarias y estará centrado en el empleo y las políticas sociales. A su juicio, el empleo es el problema más importante que tiene país, como cree que demuestran los datos de la EPA conocidos este viernes. Una semana más tarde, los 'populares' debatirán en Madrid sobre pymes y autónomos. De hecho, ha desvelado que una de las primeras iniciativas de su gobierno será presentar a las Cortes Generales una ley de emprendedores.

Además, el fin de semana del 23 y 24 de septiembre, coincidiendo con la configuración de la nueva Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), celebrará un foro sobre la reforma del sector público en Zaragoza en el que se debatirá sobre los ayuntamientos; y los días 30 de septiembre y 1 de octubre cerrará el ciclo en Madrid un cónclave sobre educación.

Recuperar la concordia


Para Rajoy, el cambio necesario en España no significa sólo un cambio de políticas, sino también "gobernar con otras actitudes" para lograr que la vida política recupere la "concordia". Para ello, se ha ofrecido para gobernar desde el "centro con moderación y diálogo, verdad, responsabilidad y transparencia". "Garantizo un gobierno creíble, previsible y solvente en el que el conjunto de los españoles pueda confiar", ha adelantado.

En este punto, ha asegurado que cree "profundamente" en España y sus posibilidades y ha desgranado algunos de los puntos que ocuparán un lugar principal en su programa electoral. En primer lugar, ha insistido en que el objetivo "básico y capital" es "crecer y crear empleo" porque "luego vendrá todo lo demás". "Y para crecer hay que invertir y se necesita confianza y crédito, y para eso se necesita un cambio de Gobierno", ha explicado.

El programa del PP también incluirá una propuesta de modificación de la política energética que permita acabar con el déficit tarifario y presentará medidas para actuar en materia de unidad de mercado, un punto "capital" porque el país no se puede permitir tener 17 normativas diferentes. Además apostará por las políticas de austeridad, que "por fortuna" ya se han puesto en marcha en algunas comunidades autónomas tras las elecciones del 22 de mayo.

Un año perdido


El líder de los 'populares' ha insistido en sus posibilidades para afrontar el cambio en España y ha rechazado el posible 'efecto Rubalcaba'. Sobre la última encuesta del CIS, sólo ha querido recordar que el pasado 22-M ya hubo una encuesta y "por fortuna" el 20 de noviembre tendrá lugar una nueva.

Además, ha recordado que él ya pidió un adelanto electoral en el Debate sobre el Estado de la Nación celebrado en 2010 y ahora ya "la inmensa mayoría de los españoles" están de acuerdo con esta opción. "Creo que ha sido un año perdido pero ahora no vale la pena hablar de eso, se trata de afrontar el futuro, un horizonte de cambio y decir a la gente que de estas se puede salir", ha sostenido Rajoy tras restar importancia a la fecha elegida y el hecho de que coincida con el aniversario de la muerte de Franco. "El presidente elige la fecha que le parece oportuna y todo lo demás me parece poco relevante", ha sostenido.

En cuanto a la posibilidad de lograr mayoría absoluta, el líder 'popular' ha recordado que es una persona "prudente" en todos las facetas de la vida y por ello se ha limitado a ofrecer el proyecto de su partido a los ciudadanos que han votado a cualquier otra formación política en anteriores comicios.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad