Rajoy reclama a Europa que mejore la renta del norte de África

stop

POLÍTICA COMÚN EN AMBAS ORILLAS

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, interviene en el debate del estado de la nación

en Barcelona, 13 de abril de 2015 (12:37 CET)

Mariano Rajoy ha pedido más esfuerzo a la Unión Europea para paliar "las diferencias de renta" con la orilla sur del Mediterráneo. Y lo ha hecho en la cumbre en el Palacio de Pedralbes sobre la Política de Vecindad, entre la UE y el mediterráneo, con 32 de los 38 responsables diplomáticos.

El presidente del Gobierno español ha asegurado que "el destino es el de una patria común", y que para ello se debe actuar "de forma conjunta y con responsabilidad" entre todos los países europeos y los de la ribera sur del Mediterráneo.

Rajoy no puede nunca rehuir los tópicos. Le gustan. Y ha recordado, una vez más, a Cervantes y al Quijote, y a sus palabras sobre Barcelona, "la honra de España". 

Pero ni él ni el president Artur Mas han querido esta vez utilizar una cumbre internacional para sus cuitas internas, aunque no han ahorrado algunas alusiones. 

Terrorismo yihadista


Ha considerado que el gran problema en estos momentos es el terrorismo yihadista, y que para combatirlo se debe trabajar en diversos ámbitos, desde la desarticulación de células, "como ocurrió en Barcelona la pasada semana", hasta la "diplomacia preventiva" y la lucha contra el fenómeno de los combatientes en el extranjero. Eso sí, Rajoy ha dejado clara la apuesta del Gobierno por Barcelona, "la capital española en el Mediterráneo".

Artur Mas, que ha mantenido un contacto intenso con el ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo, ha aprovechado su intervención --esta vez el Gobierno se lo ha permitido en contraste con la última cumbre mediterránea-- para recordar que "Cataluña viene de lejos y por eso puede mirar también lejos en el futuro".

Utilizando el catalán, el inglés, el francés y el castellano, Mas ha buscado una proyección exterior, pero sin forzar en ningún momento las cosas.

Una cumbre que no se producía desde 2008


La cumbre ha reunido a 32 de los 38 ministros de exteriores de los países europeos y de los vecinos del mediterráneo. Con la idea de estrechar relaciones, y de compensar una futura reunión similar con los países del este, la cumbre, sobre la Política Europea de Vecindad, no se producía desde 2008.

La importancia de la cumbre viene dada por la presencia de autoridades como el viceministro de Exteriores de Israel, Tzachi Hanegbi, que ha posibilitado la asistencia también de un representante palestino. Marruecos, Argelia, Túnez, Libano y Jordania también están presentes en Barcelona. Siria y Libia no han sido invitados, por sus conflictos internos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad