El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, se dispone a abandonar el estrado tras pronunciar su discurso de investidura, esta tarde en el Congreso de los Diputados. EFE/Emilio Naranjo

Rajoy propone siete pactos de Estado pero ningunea al PSOE

stop

El candidato del PP a la reelección convocará el Pacto de Toledo para revisar las pensiones si resulta investido. Los socialistas dicen que el discurso es el de un "burócrata" mientras C's no entiende que se desprecie a Sánchez

Economía Digital

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, se dispone a abandonar el estrado tras pronunciar su discurso de investidura, esta tarde en el Congreso de los Diputados. EFE/Emilio Naranjo

Madrid, 30 de agosto de 2016 (18:11 CET)

El candidato a la presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, ha ofrecido en su discurso de investidura siete grandes pactos de Estado en educación, pensiones, empleo, energía, igualdad de los españoles en el sistema autonómico, lucha contra la violencia de género y reforma de las instituciones.

El discurso ha sido previsible y sólido con el programa electoral del Partido Popular (PP). Rajoy no parece haber virado a pesar de pactar con Ciudadanos (C's) y Coalición Canaria (CC).

El jefe del Ejecutivo en funciones ha hecho el ofrecimiento de pactos al resto de grupos parlamentarios. Al final del discurso --de 78 minutos-- ha pronunciado un llamamiento general a la Cámara para lograr su investidura, sin mencionar a los socialistas en concreto. Pedro Sánchez, como es sabido, tiene la llave.

En primer lugar, Rajoy ha planteado la necesidad de un pacto por la energía, que forma parte del acuerdo suscrito con Ciudadanos y que ha ofrecido al resto de formaciones de la Cámara. Rajoy ha propuesto otro pacto nacional por la ciencia y la innovación, la I D i, para alcanzar en 2020 el objetivo de inversión pública del 2% del PIB en el conjunto de todas las actividades de este sector.

Otro plan de choque contra el desempleo

Asimismo, pretende un plan de choque contra el desempleo, con el fin de dotar de mayor eficacia a las políticas activas de empleo, impulsando un "amplio programa de formación para desempleados", a través del cheque formación, que permite escoger a cada usuario los cursos más adecuados a sus necesidades.

El plan, que forma parte del acuerdo alcanzado entre el PP y Ciudadanos, apuesta por la "flexiseguridad", la creación de empleo "estable y de calidad" y facilitar su adaptación al nuevo marco tecnológico y a las nuevas realidades laborales.

Plantea así reducir a tres las modalidades del contrato de trabajo, introducir mecanismos para reducir la dualidad y fomentar el empleo indefinido, como la ampliación de la exención de cotización a los primeros 500 euros de salario durante cuatro años, y crear un fondo de capitalización para los trabajadores.

Solidaridad económica entre españoles

Rajoy ha ofrecido singularmente al PSOE, "que gobierna en buena parte de las comunidades autónomas", abrir "una negociación para diseñar juntos un modelo estable que preserve la igualdad y la solidaridad de todos los españoles, también a la hora de recibir servicios públicos".

Respecto a las pensiones, ha propuesto un diálogo para fortalecer el sistema público "con el objetivo de dar tranquilidad a los pensionistas presentes y futuros".

"Ya les anuncio que, si recibo su confianza como presidente del Gobierno, propondré la convocatoria inmediata del Pacto de Toledo para acometer esta tarea", ha señalado. Rajoy ha planteado además un pacto nacional por la educación que abarque desde primaria hasta la universidad, que se centre en la adquisición de competencias y que permita a todos acceder al sistema en igualdad de condiciones.

Y el PSOE, ¿cómo ha reaccionado?

El portavoz socialista en el Congreso, Antonio Hernando, ha acusado a Rajoy de haber hecho el discurso de investidura de un "burócrata" y un "político cansado", que tiene un proyecto "agotado", y se ha reafirmado en que no ha dado "ninguna razón" para que los socialistas le apoyen.

"Su intervención ha sido cualquier cosa menos la de un candidato con ganas, ambición de futuro y ganas de cambiar España y de dar soluciones", ha criticado Hernando.

En C's abunda la sorpresa. Juan Carlos Girauta, portavoz parlamentario del partido asegura que "no acabamos de entender que faltándole solo seis votos afirmativos o unas cuantas abstenciones no haya habido ni una sola referencia ni al PSOE para pedirle la abstención, aunque sea parcial, ni a ningún otro partido".

A pesar de ello, C's considera que "la intervención ha sido correcta". "Ha expuesto que no existía una alternativa razonable a su Gobierno. En cuanto al contenido, el presidente ha expuesto algunas de las exigencias. Algunas de ellas. Y después ha pedido estabilidad, un Gobierno estable y duradero".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad