Rajoy, “muy orgulloso” de la venta de Novagalicia

stop

El presidente del Gobierno defiende que la subasta era la mejor opción frente a la liquidación

26 de febrero de 2014 (14:50 CET)

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, proclamó en el Debate sobre el Estado de la Nación que su Ejecutivo se siente “muy orgulloso” de la venta de Novagalicia Banco a Banesco y de haber evitado la liquidación de la entidad gallega.
Palabras en respuesta las críticas de la portavoz del BNG, Olaia Fernández Davila, que tachó de “oscurantista” el proceso de privatización llevado a cabo.

La nacionalista denunció que se haya terminado vendiendo NCG Banco "a precio de saldo", de modo "apresurado" y en un proceso "oscurantista y opaco" mientras los preferentistas siguen sin soluciones y quedan aún 35.000 afectados que no han recuperado sus ahorros íntegramente.

La mejor opción

"No sé en este asunto qué le parece mal", respondió el presidente del Gobierno, que ha recordado que se podía haber optado por no vender la caja, proceder a su liquidación y que los ciudadanos perdieran sus depósitos o el dinero invertido en planes de pensiones. "No lo hemos hecho y estamos muy orgullosos de que así haya sido", ha presumido.

Por otra parte, el presidente del Gobierno ha defendido su independencia en la toma de decisiones, ante las acusaciones de Olaia Fernández de practicar un "seguidismo complaciente" de las medidas económicas "impuestas por la Troika, que cree que "sólo han servido" para arrastrar a España a una crisis "cada vez más profunda".

"Protector de los grandes defraudadores"

Fernández Davila acusó al presidente del Gobierno de comportarse como "un ave de rapiña" con los débiles mientras es "benevolente y protector" con los grandes defraudadores. Además, ha denunciado la reforma laboral que cree que ha dejado a España con "la peor protección laboral de toda la UE", los casos de corrupción, la "recentralización" de competencias o la reforma local, "todo un ejemplo de usurpación competencial a las comunidades y entidades locales".

"Todo es malo, ya es difícil no acertar en nada", ironizó Rajoy. Además, ha defendido su independencia. "No sé si la Troika le habrá transmitido a usted las medidas que quería para que hiciera de mensajero, pero a mi como presidente del Gobierno no me ha impuesto nada".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad